10 factores que conspiran contra la fertilidad masculina

Cuando la pareja intenta tener hijos por más de un año y no lo consigue, es hora de consultar a un especialista, y descubrir cuáles son esos obstáculos para iniciar el embarazo.

En el lado masculino, la dificultad puede detectarse por medio de un espermograma. Para hacer el examen, el semen se recoge por medio de la masturbación y va al laboratorio, donde se analizan las características de los espermatozoides, como la capacidad de locomoción y vitalidad.

No hay culpa cuando el tema es la fertilidad. Y estudios revelan que algunas condiciones pueden afectar a ambos sexos. Los hombres deben estar atentos a factores externos, sin ignorar los cambios en su propio cuerpo. A continuación te presentamos 10 factores que conspiran contra la fertilidad masculina.

1. DST

Enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea, causadas por bacterias, obstaculizan el sueño de ser padre y madre. En los hombres, desencadenan la inflamación de los testículos y el epidídimo, una estructura sobre el par de glándulas masculinas. Con esto, bloquean el paso de los espermatozoides.

2. Peso

El sobrepeso aumenta la temperatura de los testículos, perjudicando la calidad del semen. Adoptar una dieta saludable, rica en frutas y verduras, y la práctica regular de actividad física son las primeras actitudes que se deben de asegurar en caso de que se desee ampliar la familia.

3. Teléfono en el bolsillo

Científicos de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, descubrieron que, al ponerse en contacto diario con la radiación del teléfono celular, la proporción de gametos masculinos normales cayó un 8%. “La radiación parece causar daños en el ADN de estas células”, dice Fiona Mathews, líder del trabajo.

4. Productos químicos

Detergente, jabón, bolsas de plástico… De acuerdo con el Centro Europeo de Estudios Avanzados, sustancias presentes en estos elementos contribuyen a la infertilidad. Todo porque la mezcla de ingredientes químicos provoca daños en las hormonas que regulan la fabricación de espermatozoides. “Sólo que aún no conocemos muy bien cuáles son los elementos capaces de poner en peligro la producción”, dice el urólogo Sidney Glina, del Hospital Paulista, en São Paulo.

5. Edad

Hasta hace unos años se creía que el hombre mantenía su capacidad de generar descendientes intacta toda la vida. Pero no es así: a partir de los 50 años, la calidad y la cantidad de los espermatozoides comienzan a decaer.

Poniendo en duda la fertilidad masculina

Poniendo en duda la fertilidad masculina

6. Anabólicos

Sustancias a base de testosterona, usados por cualquier persona que quiera ganar músculos o aumentar la virilidad, tienen, en sí, repercusiones negativas sobre la capacidad fértil. “El individuo puede sufrir una reducción en el número de espermatozoides y hasta quedar estéril”, alerta el urólogo Reginaldo Martello, jefe del Departamento de Reproducción Humana de la Sociedad Brasileña de Urología.

7. Tabaco, alcohol y drogas

Los efectos perjudiciales del cigarrillo a los órganos sexuales ya están bien documentados. “Diversos componentes químicos perjudiciales, como el cadmio, que se depositan en los testículos; no logran salir más”, explica Renato Fraietta, profesor de reproducción humana de la Universidad Federal de São Paulo. El humo también daña los vasos sanguíneos finos y frágiles, saboteando el aporte de oxígeno y nutrientes que se dirigen a la bolsa escrotal. La investigación también incorpora resultados que hablan contra el alcohol, la marihuana y la cocaína.

8. Trauma

El hombre que se ha llevado ya un buen golpe en la región de los genitales sabe muy bien que el dolor es intenso y se tarda en irse. Pero traumas leves no tienen repercusión en la línea de producción de los gametos. Sólo si la colisión es muy intensa, existe el riesgo de que se produzca una ruptura de los tejidos que recubren los testículos. Entonces, en el caso de que la molestia y la hinchazón no pasen pronto, lo mejor es ir directo a la sala de emergencias.

9. La ausencia de espermatozoides

En una condición llamada azoospermia, el semen no presenta ningún espermatozoide. Esto sucede por dos razones: la primera por la obstrucción, o sea, los testículos crearon las células sexuales, pero no llegaron a su destino – por cierto, la vasectomía, cirugía de esterilización que cierra los tubos que conducen el líquido de los testículos hasta el pene, bloquea justamente este camino. Un procedimiento de eliminación de trastos viejos suele revertir el cuadro. En la segunda categoría de la azoospermia, la escasez es el resultado de defectos en algunas etapas de la fabricación de las células reproductivas – resultado de síndromes genéticos o derivada de radioterapia para luchar contra un cáncer. El tratamiento, mucho más complejo, variará de acuerdo con el caso.

10. Varices

Las varices también pueden afectar la reproducción masculina; cuando esto sucede, un conjunto de varices suele formarse en la bolsa escrotal. El defecto en las válvulas que deben drenar la sangre, produce un aumento en el calibre de algunas venas en dicha región. La sangre se encuentra guardada y eso eleva la temperatura de la bolsa que guarda los testículos. El calor excesivo y otras posibles alteraciones interfieren en la producción de los espermatozoides. Para corregir, se recurre a una cirugía relativamente sencilla. Así mismo, es importante detectar el problema lo antes posible, ya que las varices suelen aparecer en la adolescencia.

2

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies