Amor en el trabajo

¿Ha disparado Cupido una de sus flechas en la oficina en que trabajabas? La situación es difícil de manejar cuando surge el amor en el trabajo. En este artículo vamos a contarte todo (sí, somos así de pretenciosos) lo que nunca te atreviste a preguntar sobre el sexo, el amor y las relaciones de pareja en el trabajo…

Son cosas que pasan, y además pasan a menudo… Amor en el trabajo

No hay que mezclar amor y trabajo. O eso dice con gran fineza el refranero español con aquello de “dónde tengas la olla no metas la…“. Sin embargo, como tantas cosas, es más fácil decirlo que hacerlo. Según el doctor Roche, doctor en psicología y profesor de gestión de empresas, cada empleado encuentra una nueva pareja sexual entre sus compañeros de trabajo cada siete años. Autor de un libro titulado “Cupido en el trabajo“, afirma que sólo hacen falta cuatro meses de media para encontrar una pareja sexual en el trabajo frente a los entre seis y doce meses que lleva hacerlo fuera del ámbito laboral. Así que, según este autor, encontrar el amor en el trabajo es mucho más fácil que hacerlo fuera.

Alain Samson
, autor del libro “Sexo y flirteo en el trabajo” afirma que el lugar de trabajo es afrodisiaco. Esto es debido a que es el lugar, después de nuestras casas donde pasamos la mayor parte del día. Además, los encuentros, seminarios y cenas de empresa fomentan ciertos excesos… de cariño dando la posibilidad a que aparezca el amor en el trabajo.

Ligar en el trabajo, pero dentro de ciertos límites…

Obviamente tienes derecho a enamorarte en cualquier sitio. Y sí, el amor en el trabajo puede surgir. Si esto ocurre debes tener cuidado de no ser demasiado agresivo o agresiva mostrando tu amor en el trabajo. A menudo, cuando ciertos sentimientos no son compartidos las cosas se complican.

Una invitación a una cena o incluso una declaración de amor no se consideran acoso sexual siempre que estos hechos sean aislados. Sin embargo, estas muestras de amor en el trabajo se convierten en acoso sexual según el TRET (Texto refundido de la ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por RD 1/1995 de 24 Marzo) en su Sección 2º (Derechos y deberes laborales básicos), art. 4 (Derechos laborales) punto 2 dice: «En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho; …e) al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad, comprendida la protección frente a ofensas verbales o físicas de naturaleza sexual».

Por su parte, el art. 50.1.c.1. señala que «serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción de su contrato: c) cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario». (Aquí se incluiría el incumplimiento de la obligación del empresario a salvaguardar el correlativo derecho del trabajador del art. 4.2.e)).
Continua el articulado del ET señalando en su art. 50.2. que «en tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente» (que según fija el art. 56.1.a) es una indemnización de 45 días de salario por año de servicio y hasta un máximo de 42 mensualidades). Con independencia de ello, es posible reclamar la indemnización por daños morales derivados de la falta de respeto a la intimidad y dignidad del trabajador, siendo competente la jurisdicción social.

Hasta la aprobación del Texto refundido de la ley del ET, las infracciones laborales estaban contempladas en la Ley 8/1988 de 27 Abril de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS). Los artículos 6, 7 y 8 de la LISOS (Infracciones en materia laboral) fueron derogados por el citado Texto Refundido, que incorporó su contenido, con algunas modificaciones, en los artículos 93 a 96. Las conductas de acoso sexual eran incluidas por la doctrina en el art. 96.11, que establecía que eran infracciones muy graves «los actos del empresario que fueren contrarios al respeto a la intimidad y consideración debida a la dignidad de los trabajadores». Posteriormente, el art. 37 de la Ley 50/1998 de 30 de diciembre de 1998, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social (BOE del 31 XII1998) añadió un nuevo apartado, con el número 14, en el art. 96 del Texto Refundido de la Ley del ET, en el que consideraba también infracción muy grave «El acoso sexual, cuando se produzca dentro del ámbito a que alcanzan las facultades de dirección empresarial». Cambios legislativos han llevado a que vuelva a ser la LISOS quien contemple tales infracciones laborales. Así, el RDL 5/2000 de 4 de agosto por el que se aprueba la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social deroga los artículos citados del Texto Refundido de la Ley del ET (artículos 93 a 96) y recoge en su artículo 8, apartado 13, como infracción muy grave, “El acoso sexual, cuando se produzca en el ámbito a que alcanzan las facultades de dirección del empresario, cualquiera que sea el sujeto activo de la misma”.

A los enamorados el jefe no les puede decir (casi) nada

Cuando llegan, las historias de amor en el trabajo a veces son duraderas. Por ejemplo, el 20% de las parejas casadas se conocieron en su lugar de trabajo.

Tu jefe no tiene nada que decir, en teoría. La ley está en el lado del empleado. A condición de que la relación no cause ninguna perturbación en los objetivos de la empresa. En otras palabras, es mejor permanecer en silencio y limitar vuestras efusiones de amor y disputas fuera de la oficina.

Por otra parte sí que ha habido casos de hombres y mujeres que tienen relación con sus jefes y que se han jugado el puesto de trabajo tras que la pareja promocionara o consiguiera un empleo en una posición estratégica…

Los rumores pueden acabar con tu carrera profesional cuando aparece el amor en el trabajo

Los trabajadores enamorados no están normalmente expuestos a grandes problemas en el trabajo… excepto por los chismes y comentarios cuando surge el amor en el trabajo. Lo mejor es mantener la máxima discreción para evitar que aparezcan rumores en la empresa.

que hacer cuando surge el amor en el trabajo

Los cuatro mayores errores del amor en el trabajo

Contar lo que pasa con demasiada rapidez al resto de compañeros

Que pasa, ¿te ha dado un ataque al corazón? No es necesario extenderse ni dar explicaciones, aunque discretamente, puedes comentarlo alrededor de la máquina de café o en la cafetería. El dato científico dice que si confías tu secreto a un compañero de trabajo se lo contará a una media de 2,7 personas. Así cuidado con desvelar la identidad de tu amor en el trabajo.

Hablar con el jefe demasiado tarde

A pesar de tu derecho a la privacidad sería lamentable, y sería poco diplomático que tu jefe fuese el último en enterarse que te casas con Mari Carmen la de contabilidad. Anunciar la buena noticia de que ha surgido el amor en el trabajo es una buena forma de mostrar tu profesionalidad.

Ser demasiado afectuoso en el trabajo

Pase lo que pase estás en el trabajo y debes mantener a tu amor en el trabajo en modo “compañero de trabajo por el buen funcionamiento de la empresa. Frena tus impulsos.

No saber establecer una frontera entre el hogar y el trabajo

Si trabajamos juntos debemos mantener los dos espacios incomunicados en la medida de lo posible. Los problemas del trabajo se resuelven en el trabajo y se quedan en la puerta de entrada del mismo. Es un consejo si queremos construir una relación sólida y sincera.

Enamorarse de un compañero del trabajo

Aunque pueda parecer ideal tener una relación con un compañero de trabajo, yo estoy completamente en contra de eso de enamorarse de un compañero de trabajo. Sé que es complicado frenar los sentimientos, sobre todo cuando al lado tenemos al personaje más carismático de toda la empresa. Cada vez que se levanta parece que se paraliza el mundo y una luz cegadora lo acompaña dondequiera que va. Pero despertad de vuestro sueño, no estamos en una película donde nuestro amor nos puede entender al 100% y tampoco en el anuncio de Coca Cola donde el ser más perfecto sacia su sed con una bebida refrescante. No, no y no al amor en el trabajo.

Piense fríamente en esta situación. Sí, sé que se fuerza el apartado “erótico-festivo” pensar que podemos compartir la fogosidad en cualquier esquina de la oficina, pero… STOP in the name of love!

Es mejor no enamorarse de un compañero de trabajo

Es mejor no enamorarse de un compañero de trabajo

Aspectos negativos de enamorarse de un compañero de trabajo

Fuera bromas, ¿os habéis parado a pensar cómo puede terminar? En primer lugar imagine que comience a salir con un compañero de trabajo y la cosa va bien y os acabáis casando o compartiendo vida. Os veréis las 24 horas del día, en casa, en el trabajo, cuando vaya a hacer la compra… ¿no os entra una especie de calor por el cuerpo que produce estrés? A mí sí.

Otra de las razones por las que considero que se ha de esconder este sentimiento es porque actualmente el ámbito laboral es muy competitivo. ¿Estás preparado para competir con tu pareja? Imagínese que usted es del mismo departamento y que él o ella te quita el puesto de trabajo que deseas. Aunque suyos, habrá una parte de vosotros que sentirá una especie de sed de venganza, y no, ésta no se sacia con Coca Cola. Sí, enamorarse de un compañero de trabajo puede ser muy complicado…

Por otro lado hay empresas que no permiten que sus trabajadores mantengan relaciones. Es por una razón muy sencilla, quieren ahorrarse problemas. Ya sabemos que los sentimientos mueven montañas y hunden empresas e incluso pueden dejarte sin trabajo. Yo me lo tomaría con mucha calma e intentaría ser consciente de las cosas que gano, pero también de las que pierdo en caso de enamorarse de un compañero de trabajo.

Y por último, y por si todavía no os he acabado de convencer, tenga en cuenta que tener una pareja en el trabajo puede ser demoledor para su reputación laboral. Los problemas que pueden surgir entre compañeros son innumerables, ya saben aquello de las envidias, los personajes curiosos… y una larga lista de innumerables. Así que advertidos estáis, francamente, hay muchas personas fuera de la empresa que pueden ser nuestra alma gemela. No hay que complicarse tanto la vida.

5

No hay comentarios

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.