Bisexualidad más allá de las cámaras

Algunos psicólogos aseguran que ser bie es la transición al homosexualismo. En los clasificados de los periódicos locales no falta quien busca relaciones de este tipo; en los bares se volvió costumbre preguntar por la condición sexual antes que por el nombre y todo el mundo habla de las tendencias de Angelina Jolie.

Indudablemente el bisexualismo está en todo el medio… de cualquier conversación, pero eso no significa que quienes en realidad se definen como tales lo hagan por moda.

De hecho asumir esta condición como un estilo de vida no es fácil, mucho menos cuando la cultura señala y descalifica las conductas sexuales “atípicas” y las divide entre las correctas y las que no lo son. Lo que muchos no se han dado cuenta es que estas distinciones perdieron valor -por lo menos en Colombia- desde que hechos como el asesinato y el secuestro se volvieron “típicos” y las mujeres empezaron a besarse en la boca desde inmensas vallas y algunas telenovelas.

Arriesgarse a ser bi en una sociedad que apenas asimila el homosexualismo es cuestión de conocimiento y decisión. Sería absurdo tomarlo como moda“, asegura Alejandra, una bióloga de 27 años que desde los 12 años se sintió atraída tanto por hombres como por mujeres.

Bisexualidad

Bisexualidad

Y si alguien medianamente inteligente se asoma al diccionario en busca de la palabra “moda”, se da cuenta de que el bisexualismo no es tal. Y no lo es porque no se circunscribe a una época determinada, porque ser bi -así como ser homo o hetero- no es una cuestión pasajera; desde que se asume esta condición, se vive y se muere con ella.

Sin conocer las razones, muchas veces ajenas a la voluntad personal, la iglesia y otros sectores sociales señalan como perversión esta opción de vida, pero ni siquiera nos preguntan si quisimos escogerla“, dice Federico, diseñador de 30 años.

Pedro Guerrero y Alonso Acuña en su artículo Algunas observaciones acerca de la homosexualidad, aseguran que “no es creíble, por lo menos para nosotros, que el aprendizaje pueda ser, exclusivamente, el responsable de la orientación sexual en cualesquiera de sus tres variantes -hetero, homo o bisexual-.

Es completamente claro que nadie escoge ser lo que es y que la información genética determina en cierta medida la condición sexual; pero lo que bajo ninguna circunstancia es admisible es que no se asuma, o se transforme debido a las presiones sociales.

Un día tuve la osadía de decirle a una amiga que me atraían por igual hombres y mujeres. Seguramente pensó que me refería a ella y por ello se alejó de mí. Lo peor fue que se dedicó a vender una mala imagen mía y desde entonces todo el mundo me criticaba. Unos pensaban que era lesbiana y los otros que era una “aguas-tibias”. El rumor llegó hasta mi casa y para no levantar sospechas me casé con mi novio de entonces“.

La falta de decisión y personalidad la llevaron a castrar su visión de la sexualidad y del goce con ella. Su opción por los hombres fue una decisión inducida por el temor al que dirán y por la necesidad de mantener contentos a sus padres más que a ella misma.

Problemas como estos uno se los plantea todos los días, pero si uno quiere y se siente satisfecho con su condición, debe tomar decisiones radicales para que la familia no interfiera. A veces confesarlo no es la mejor solución, por eso opté por salir de mi casa y mantener la vida que quiero sin que nadie me sospeche o me recrimine nada”, asegura Juan Carlos, un estudiante de 23 años.

Los bisexuales no son producto de la moda, tampoco son pecadores y mucho menos unos aberrados. Son -en la mayoría de los casos- seres monógamos, amorosos y completamente seguros de lo que desean, al igual que pueden llegar a serlo los heterosexuales, las lesbianas y los gays. Son personas que asumen – con valentía y decisión, dejando cualquier presunción de moda- el reto de la posmodernidad, el “todo vale“.

10

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies