Bisexualidad

Es un hecho que en los estertores del siglo XX, la bisexualidad ha irrumpido con mucha fuerza, se ha convertido no solo en tema de estudio de sexólogos, psicológicos, sociólogos y psiquiatras, sino en punto de controversia en los medios de comunicación.

Lo que ha influido en su aceptación paulatina, sobre todo en las grandes ciudades. El diseñador Norteamericano Calvin Klein ha escogido jóvenes de apariencia andrógina para sus campañas de ropa y perfume, películas de éxito como The Crying Game involucra personajes bisexuales y en internet hay mas de 9000 sitios relacionados con esta inclinación sexual.

En el siglo XX, el movimiento sexual asomo las orejas desde comienzos de los años 70. Los primeros grupos surgieron en ciudades grandes de estados unidos como Nueva York, Chicago, San Francisco, Boston. Y del activismo en pro de la liberación sexual se paso a la defensa ligth del fenómeno como algo chic y de vanguardia. Los medios enfocaron sus lentes en los clubes nocturnos y en las celebridades, dejando a un lado el aspecto político y contracultura que implicaba el planteamiento original.

En los años 80, Europa vio aparecer grupos bisexuales liderados por mujeres. Entonces, con la aparición del sida, los bisexuales comenzaron a ser estigmatizados como peligrosos propagadores del virus. Este fue el detonante para que el mundo científico abriera más los ojos. Las cifras mostraban que el sida había dejado de ser una enfermedad exclusiva de homosexuales y que estaba afectando por igual a mujeres y niños. De ahí que muchas organizaciones se lanzaran al activismo relacionado con la prevención del sida y el sexo seguro, y a la labor social con los contagiados. Colombia no fue la excepción. La liga colombiana de lucha contra el sida, pionera en investigación y trabajo con homosexuales y bisexuales, comenzó a trabajar hace veinte años.

Según Velandia, la bisexualidad tiene un alto contenido de esnobismo, consiste en abrirse en tener sexo con cualquier persona y se presenta por lo general en jóvenes de 14 a 25 años de clases altas. Les parece ser libertinos, tienen novios y novias, y se definen a sí mismos como bisexuales. Pero no hay tal, apenas salen del ambiente universitario vuelven a ser los mismos heterosexuales de siempre. No es una actitud de vida y no establecen ningún tipo de vínculos con las parejas, como lo hacen los verdaderos bisexuales, asegura Velandia

Bisexualidad

¿Es la bisexualidad una cuestión de moda?

Para otros expertos en sexología, la bisexualidad no es cuestión de moda. No les parece serio plantear el tema como una especie de juego con la orientación sexual, pues una persona no puede cambiarla cada vez que quiera y en sentidos distintos, aceptan que se esta presentando un fenómeno de pansexualidad, más vinculado con la diversidad en toda la extensión del término. Sus expresiones pueden ir desde el sexo Virtual imaginación y sexo en grupo, hasta inclusión de juguetes sexuales, fluidos y secreciones corporales no usuales, lo cual puede prestarse a confusiones con la bisexualidad.

En el caso de los jóvenes, su experiencia le demuestra que casi cualquier tipo de conducta sexual es normal de la adolescencia. Es una etapa en la que revalúan muchos patrones en la forma de vestir, en las compañías y en las relaciones a nivel de la sexualidad.

8

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies