Ceremonias sexuales egipcias

En el Antiguo Egipto, incluso un poco antes, las sacerdotisas tenían por costumbre homenajear a la diosa madre por medio de la realización de ceremoniales de alto contenido sexual. Dicho ceremonial, que por cierto se realizaba ante la atenta mirada de los eunucos, consistía en que la sacerdotisa tenía que autoestimularse sexualmente ayudada de algún objeto que tuviera forma de falo, de miembro viril masculino, (imagino que se trataría de algún objeto especialmente creado para tal efecto y que se guardara en el mismo templo).

Detalle en la tumba de Nefertaria

Detalle en la tumba de Nefertaria

Uno de los que sí se sabe que utilizaban eran los llamados alabastrones, que eran recipientes de alabastro especialmente dedicados a contener esencias perfumadas y que tenían formas redondeadas muy parecidas a las de un pene. Estos recipientes, que además podían colgarse del cuello y utilizarse como poderoso amuleto, cumplían así la función de lo que hoy conocemos como consolador.

Claro que esto no debería sorprender a nadie pues entre las sacerdotisas existía un grupo, las prostitutas sagradas, que literalmente se dedicaban a entregar su cuerpo en la ceremonia dedicada a la siembra, buscando así el favor de los dioses para la fertilidad de los campos. Esto se realizaba en el Templo de Astarté y era simplemente un ritual sagrado. Estas sacerdotisas, dicho sea de paso, eran elegidas de entre las más agraciadas de las noble del Imperio.

26

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies