Cómo tener un embarazo saludable

Por mucho tiempo, las mujeres que tenían sus primer hijo a los 35 años se consideraban madres “añosas”, y el número de aquéllas que se disponía a concerbirlo era muy reducido.

Durante la década de los 80, el número de partos en mujeres mayores 35 años incrementó en un 39% comparado con la década anterior.

Las estadísticas reflejan que el cuadro no cambiará en los próximos años, incluso se espera que aumente. Se calcula que a principios de este siglo, uno de cada 12 bebés, nacerá de una madre mayor de 35.

Los avances en el cuidado médico de la mujer embarazada han convertido a la maternidad a esa edad, en una opción más segura. Cada vez son más las mujeres que a finales de los 30 o 40 años, tienen un parto normal y bebés saludables.

De cualquier manera, un embarazo a los 35 puede ser más riesgoso que uno que ocurra entre los 20 y los 34 años. Esto significa, que deben tomarse precauciones especiales para prevenir complicaciones

Para garantizar una maternidad saludable, es esencial que la mujer mayor de 35 años, considere las siguientes indicaciones:

Recibir atención médica prenatal temprana y regular

Lo más conveniente es iniciar el proceso antes de la concepción. La mayoría de los defectos fetales se pueden detectar mediante pruebas y ultrasonidos, que se practican en las primeras semanas del embarazo.

Comer saludable antes y durante el embarazo.

Trata de alcanzar el peso apropiado para tu estatura antes de concebir. Tu doctor te recomendará, probablemente, una dieta. Tomar 4 milígramos de ácido fólico cada día. Esta cantidad puede obtenerse a través de la mayoría de los suplementos vitamínicos.

Esto aplica para todas las mujeres embarazadas de cualquier edad, pero especialmente para las mayores de 35. Ayuda a prevenir efectos de nacimiento. Además de estos suplementos, existen algunos alimentos que son ricos en ácido fólico, como la lechuga, frijoles secos, la naranja y el trigo.

No ingerir bebidas alcohólicas ni fumar durante el embarazo.

Son muy dañinos para el feto.

Tampoco deben usarse de medicamentos que no hayan sido recetados por tu doctor.

Riesgo de aborto

Las mujeres mayores de 35 años, tienen menor probabilidad de sufrir un aborto, parto prematuro y muerte del feto que las adolescentes embarazadas. Por el contrario, tienen mayor riesgo en comparación con las mujeres entre los 20 y 34 años. La posibilidad de que las mujeres mayores de 40 años aborten, es dos veces mayor que el de una que tenga entre 20 y 30.

Disminución de la fertilidad

A partir de los 30 años, la mujer comienza a ovular menos o a presentar otros problemas que se acumulan con la edad y que, en ocasiones, dificultan la posibilidad de concepción. Si eres mayor de 35 años y has estado tratando de quedar embarazada sin éxito, por más de seis meses, debes consultar a tu doctor o especialista. Muchos de los casos son tratables.

Mayores problemas de salud durante el embarazo

Las mujeres embarazadas en esta edad, son dos veces más propensas que las de entre 20 y 30 años, a desarrollar tensión arterial alta o diabetes. Enfrentan, además, un mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, de placenta y sangramientos.

Partos difíciles

Las mujeres primerizas mayores de 30 años, generalmente, enfrentan un parto más complicado, lento y doloroso. En estos casos, el 80% es sometida a una cesárea. También son más propensas a tener gemelos o trillizos.

Embarazo después de los treinta y cinco

Embarazo después de los treinta y cinco

Riesgo de desórdenes genéticos

Una de las grandes preocupaciones del embarazo en esta etapa, es la alta probabilidad de tener niños con desórdenes genéticos. El problema más común, es el nacimiento de niños con Síndrome de Down, el cual es causado por la presencia de un cromosoma adicional, y que puede provocarle al bebé retardo mental y ciertas anormalidades físicas.

Según aumenta la edad de la madre, así aumenta también la probabilidad de tener un bebé Síndrome de Down. En una madre de 30 años, la probabilidad es de 1 de cada 952 nacimientos; para una de 35 años, es de 1 en 385 y para madres de 40 años, la probabilidad es de 1 cada 106 nacimientos.

Sin embargo, un 25 % de los nacimientos con esta enfermedad, son atribuidos a la edad del padre y no a la de la madre. Cuando el padre es mayor de 55 años, la probabilidad aumenta, considerablemente, sin importar la edad de la madre.

Actualmente, existen varias pruebas prenatales que permiten detectar este y otros problemas genéticos a su debido tiempo.

8

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies