Cunnilungus, estimulación oral

El cunnilingus consiste en estimular oralmente la zona de la vagina y del clítoris para que la mujer alcance la excitación necesaria que la conduzca hasta el orgasmo. Parece algo sencillo, si, pero en la práctica no todos los que lo intentan salen bien parados de la experiencia.

Por ejemplo, ¿sabías que según las estadísticas es mucho mayor el número de mujeres que llegan al orgasmo cuando el cunnilingus se lo practica otra mujer que cuando lo hace un hombre?… Esto tiene su explicación en que ella conoce bien su cuerpo mientras que él está, en la mayoría de los casos, algo o muy perdido al respecto.

Muchas son las mujeres que se quejan de que ellos son demasiado rápidos y ansiosos al practicar el cunnilingus; lo que convierte un momento placentero en algo doloroso, (no hay que olvidar que el clítoris es un órgano muy sensible), o de que no saben exactamente dónde han de estimular y con qué frecuencia e intensidad. Algunos incluso son tan mecánicos y rutinarios que puede preverse cual va a ser su próximo movimiento.

Imagen para cunnilingus

Imagen para cunnilingus

Todo esto puede cambiarse con la información precisa y un poco de práctica sobre el terreno. Lo primero que hay que hacer es averiguar donde se encuentra el clítoris. Y es que el clítoris no es sólo la cabeza visible, sino que incluye toda la zona circundante que también es altamente sensitiva. De hecho a algunas algunas mujeres les resulta molesto que les manipulen directamente sobre dicha cabeza visible, que también podemos denominar glande.

El segundo paso ha de ser el estar cómodos, pero no sólo en cuanto a la posición en la que se colocará cada uno, sino también en cuanto a preferencias con respecto a esta técnica amatoria que, dicho sea de paso, no está bien vista por todo el mundo. La educación recibida, el exceso de pudor o los escrúpulos ante los fluidos y aromas vaginales pueden resultar obstáculos insalvables en algunos casos.

El tercer paso es actuar con paciencia apasionada, es decir, demostrar la excitación que va en aumento pero al mismo tiempo controlar el impulso final, la llegada al centro mismo del placer, demorándolo al tiempo que se pierden entre miles de caricias. El puede alzar las manos y acariciar la parte superior del cuerpo de ella mientras ella introduce sus dedos entre el cabello de él y juguetea con delicadeza.

Realmente, como ves, no es tan complicado practicar un cunnilingus a tu pareja… ¿no vas a intentarlo?

Por cierto, existe otra técnica relacionada con el cunnilingus que se conoce como “Humming”, y que consiste en hacer sonidos guturales mientras se practica el anterior y así provocar cosquillas en la vagina femenina. Prueba a practicarlo, (siempre que la risa te lo permita, claro).

19

No hay comentarios

  1. Pingback: Fases del encuentro sexual 2 Marzo, 2015
  2. Pingback: Condiloma o verrugas genitales 8 Marzo, 2015
  3. Pingback: El sexo oral a lo largo de la historia 6 Noviembre, 2016

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.