Datos sobre el pene que debes conocer

  • El pene suele actuar por cuenta propia.

Probablemente habrás notado, alguna que otra vez, que tu pene dispone de lo que llamaríamos “voluntad propia”. Por ejemplo, una erección en el momento menos adecuado. O peor aún, el temido “gatillazo”.

Es cierto que se tiene menos control sobre el pene que sobre otras partes del cuerpo, como piernas y brazos. Esto se debe a que el pene responde a una parte del sistema nervioso: el sistema nervioso autónomo, quien entre otras tareas regula la frecuencia cardíaca y la presión arterial, trabajos que se realizan de manera involuntaria.

Generalmente, la excitación sexual tampoco la podemos dirigir. La mente consciente colabora en el asunto, pero gran parte del “mérito” es del sistema nervioso simpático, el cual forma parte del sistema nervioso autónomo.

Eso si, igual que el pene puede “aumentar” sin permiso, también puede hacer lo contrario. El estrés psicológico tiene el mismo efecto para el pene que una ducha de agua helada. Incluso el tamaño de un miembro fláccido puede diferir, dependiendo si en ese momento se está estresado o simplemente relajado. Y es que no es lo mismo encogerse de preocupación que de gusto….

Festival del pene en Japón

Festival del pene en Japón

  • No hay relación entre la talla de un pene flácido y su tamaño en erección.

Vamos, que dicho claramente, se puede poseer un hermoso pene, un pene largo, y que sin embargo no gane mucho en pleno apogeo, pero también ser dueño de un “minimodelo” y sorprender al más pintao en el momento álgido.

De hecho, una investigación realizada por el famoso sexólogo Alfred Kinsey, muestra que los penes flácidos más cortos ganan el doble de longitud comparados con los más largos.

  • El pene tiene forma de plátano.

Curiosa la observación, ¿a que sí?. La raíz del pene se encuentra oculta dentro de la pelvis y conectada directamente al hueso púbico. Mediante una resonancia magnética se puede apreciar claramente que está curvada… igual que un plátano.

Pene plátano con condón

Pene plátano con condón

  • Tu pene SÍ puede romperse.

He dicho romperse, no fracturarse, ya que sabrás que no existe ningún “hueso del pene”. Esta lesión no suele ocurrir con frecuencia ( ¿he oído un “uuff” de alivio por ahí? ), y normalmente le sucede a hombres jóvenes, época en la que las erecciones son mas intensas. Cuando ocurre, se oye una especie de chasquido y a continuación el miembro se vuelve cianótico, aparte de doler terriblemente.

Esta lesión afecta a uno o ambos cuerpos cavernosos y puede ir acompañada de lesión uretral.

  • Sólo una minoría de hombres están circuncidados.

La OMS calcula que sólo un 30 por ciento de la población masculina, de 15 años en adelante, han pasado por este procedimiento. El porcentaje varía según la religión y la nacionalidad. Musulmanes y judíos representan un 70 por ciento de los circuncidados totales.

Aunque la práctica de la circuncisión aún es un tema controvertido, la OMS la recomienda basándose en la evidencia de que los varones con el pene circuncidado tienen menos riesgo de contraer el SIDA.

5

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.