Deja de culparte: eres una buena madre

Algunas veces se tiene la mala costumbre de disculparse en exceso y por cualquier cosa por más mínima que sea. Cabe destacar, no debe haber un sentimiento de culpa constantemente al pensar que se ha causado una situación que no sabe manejar, lo que terminará por generar una inseguridad en sí misma para realizar cualquier cosa o tomar decisiones.

Cabe destacar, por muy extraño que parezca no debe ofrecer disculpas por todo y en especial si la situación es ajena o no puede controlarse; simplemente hay cosas que no tiene arreglo y es mejor aceptarlo y seguir adelante. Además, no siempre tienen que ver directamente contigo.

En este sentido, cuando una mujer es madre pone el mayor esfuerzo por ser la mejor y es posible que trate de colocarse a nivel de los hijos en cuanto a una personalidad jovial que se identifique con ellos. Sin embargo, algunas no logran su objetivo y es posible que se deba a la manera forzada de llevar a cabo su rol; es importante la actitud y la manera de afrontar los retos a diario.

Madre triste

Madre triste

Qué debe considerar para ser una buena madre

Es necesario dejar de ser una madre que cree ser invencible; cuando algo no sale como se espera en vez de sentir culpa es mejor hacer lo que se puede de la mejor manera sin exigirse demás.

Además, debe evitarse ser estricta en exceso ya que pueden establecerse ciertas rutinas pero al mismo tiempo ser flexibles en caso de presentarse algún imprevisto y así evitar estrés.

Igualmente, debe procurar impartir ciertas enseñanzas a los hijos para sacar de ellos lo mejor pero siempre recordando que para todo hay límites que no es posible ser excelente todas las áreas y eso no debe ser motivo de frustración. Debe valorarse sus capacidades para que estén motivados y encaminarlos a un buen futuro.

También debes dejar de vivir del qué dirán y aparentar una falsa imagen ya que pueden escucharse consejos pero hay que tener claro lo que uno es sin necesidad de drama, ni usted ni sus hijos son perfectos para valen mucho por lo que son.

Por otro lado, hay que evitar comparar a los hijos con los demás, solo porque aquellos tengan otras virtudes o capacidades; todos tiene su personalidad propia y son buenos en lo que saben hacer.

Es preciso agregar, cuando se tiene un hijo te conviertes en madre pero no deja de estar dentro de ti la esencia que define tu personalidad única, gustos intereses por lo que no vale la pena renunciar a ello, al contrario debe tenerse un tiempo para la distracción que puede compartir con los hijos para fortalecer los vínculos.

Madre con hijo

Madre con hijo

Cómo saber que está siendo una buena madre

  • Cuando ves la sonrisa en el rostro de tu hijo con frecuencia
  • Si tu hijo tiende a compartir efectivamente con los demás
  • Si el pequeño hace algo que no está bien, te tomas un minuto para meditarlo y reaccionar de forma calmada
  • Si tu hijo tiene un mal día acude a ti para confiártelo y pedir un consejo
  • Disfrutan estar en la compañía uno del otro sin importar el tiempo ni el lugar
  • Tu comportamiento es el de una madre, con ciertos límites y reglas pero en ocasiones eres una amiga confiable y sincera.
  • Hay días que tu hijo puede llegar a decirte alguna palabra hiriente pero su demostración de efecto y palabras agradables es mayor.
3

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies