Diabetes y embarazo

Una persona que tiene diabetes tipo I, y que requiere de una dosis periódica de insulina, puede llevar una vida completamente normal, aunque no sin toparse con ciertos obstáculos productos de su enfermedad. Uno de ellos se presenta en el embarazo.

Si la persona se aprende a controlar, las expectativas de vida son idénticas a las de una persona sin diabetes. Y, a excepción quizás de ser piloto, astronauta o hacer pesca submarina profesional, el diabético puede hacer cualquier cosa” indica el presidente de la Fundación de Diabetes Juvenil de Chile, César Velasco.

La diabetes es un padecimiento hereditario, pero un diabético no necesariamente va a tener hijos con la misma enfermedad, generalmente se salta una generación. No obstante siempre está la posibilidad de que un niño cuyos padres, tíos o abuelos son diabéticos, en algún momento de su vida revele esta condición.

Una mujer diabética, en todo caso, debe guardar extremos cuidados a la hora de embarazarse. Debe poner su mayor esfuerzo en mantenerse estable en los niveles de glicemia, chequeándose varias veces al día, inyectándose la insulina tal vez con mayor frecuencia para disminuir el tiempo que pasa sin el efecto de la sustancia, y midiendo lo que come con suma estrictez.

Tantos cuidados son requeridos con insistencia por los médicos ya que una diabetes mal cuidada en el embarazo puede causar malformaciones en el feto o generar niños con obesidad.

Otra razón para cuidarse con mucha más dedicación es que el feto absorbe gran parte de la glucosa de la madre, a través de la placenta. Entonces la mujer necesita dosis distintas de insulina lo que acostumbraba a administrarse.

Diabetes y embarazo

Diabetes y embarazo

UNA DISCUSIÓN SIN FIN

Muchos médicos que tratan a mujeres diabéticas insulino-dependientes, dicen que no es recomendable que estas tengan más de 2 a 3 hijos. Esto no se basa en razones médicas, sino más bien prácticas. Así, César Velasco opina que “los niños son muy demandantes de amor y cuidados, y si la madre tiene que estar tan preocupada de ella misma, puede descuidar uno u otro deber”.

Mientras, otros opinan que todo depende de la capacidad de organización de la mujer y del tiempo que dispone para su autocontrol y para el cuidado de sus demás tareas.

Esta discusión surgió luego de que la revista Diabetes Control, publicada por la Fundación que preside César Velasco, sacara un reportaje sobre una mujer insulino-dependiente que tenía seis hijos, todos sanos. Luego, su mismo médico tratante llamó a la Fundación para aclarar que él no aprobaba la idea de que una diabética tuviera tal cantidad de niños, por las mismas razones prácticas que el Velasco expuso.

Cabe destacar que el artículo hace mucho hincapié en el autocontrol extremo que responsablemente asumió la futura madre, y el apoyo y preocupación constante de sus familiares.

Finalmente, la decisión del número de hijos que va a tener la madre insulino-dependiente va a ser de ella y su pareja. Sin embargo ese mismo deseo de tener hijos debería traducirse en un mayor sentido de la responsabilidad durante el embarazo, siguiendo todos los consejos del médico especialista y controlando que los niveles de glucosa en la sangre no sólo estén en un rango normal, que es entre 80 y 120, sino que también se mantengan estables.

9

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies