Disfunciones sexuales en las mujeres

Las mujeres podemos sufrir, en determinados momentos de su vida, disfunciones sexuales, tanto de origen psicológico como físico, que nos impidan disfrutar de nuestro cuerpo y de la unión con nuestro compañero libre y placenteramente.

Venus frigida de Rubens

Venus frigida de Rubens

Resumen de las disfunciones sexuales

Incapacidad para la excitación sexual.- Ya sea por miedo a no gustar o satisfacer lo suficiente al otro, o por cargar con un sentimiento dañino de culpabilidad que no le permita disfrutar, o por sentir vergüenza del propio cuerpo, puede ocurrir que nos encontremos bloqueadas emocionalmente y esto nos afecte físicamente inhibiendo nuestra capacidad para excitarnos aun con la estimulación adecuada. (Esto ya lo vimos cuando hablamos de la Ansiedad Sexual). Esta ausencia de capacidad para excitarse sexualmente se conoce normalmente como frigidez, pero este término hoy se considera despectivo así que casi no se usa.

– Anorgasmia.– La anorgasmia se produce cuando, a pesar de que sí existe excitación y estimulación, no hallamos la manera de llegar hasta la explosión que supone el orgasmo, sintiéndonos entonces frustradas e inquietas. Por supuesto esto no incluye los casos en los que dicho orgasmo no se produce a causa de la ignorancia, (es decir, que no se conozca cómo ha de ser estimulado el clítoris o el punto G, o nuestro compañero carezca de un mínimo de experiencia), ni los casos en los que la estimulación no ha sido la adecuada. La anorgasmia suele tener también un origen psicológico.

– Vaginismo.- Esta disfunción consiste en que los músculos de la zona vaginal se contraen involuntariamente, sin que se pueda poner remedio alguno, y cierran la entrada de la vagina provocando que el intento de penetración resulte muy doloroso y prácticamente imposible.

– Dispareunia.- Este término suele confundirse con el anterior, con el vaginismo, pero no son exactamente lo mismo. Llamamos dispareunia al dolor que se siente en los órganos sexuales, no concretamente al hecho de que la vagina se cierre ante la llegada de un objeto que pretenda entrar en ella. La mujer que sufre dispareunia siente dolor, bien por tener sus órganos sexuales irritados o bien por ponerse tensa una vez que el pene haya ya penetrado, por ejemplo.

– Fobias Sexuales.- Puede ocurrir también que simplemente la mujer ni tan siquiera llegue a sentir deseo sexual por su compañero a pesar de quererlo como tal. Esto puede estar motivado por fobia al sexo, lo cual genera una total desgana de tener encuentros sexuales. Es lo que conocemos como falta de deseo o ausencia de libido y puede llegar a representar un problema importante de pareja si no existe suficiente comunicación y comprensión entre los amantes. En este caso, el trastorno nerviosos conocido como Ansiedad tiene también mucho que ver.

8

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.