El reto de vivir en pareja

La vida en pareja, la convivencia, como casi todo en la vida, conlleva buenos y malos momentos. Supone un reto, una prueba para nuestra tolerancia y capacidad de comprensión.

Navegar juntos por los mares de la rutina cotidiana no es tarea fácil y hay que estar preparados por si la nave zozobra.

Mantenerse a flote, a pesar de las tormentas, implica aprender a aceptar otros puntos de vista, a ver las cosas con más amplitud, a trabajar nuestros propios conflictos emocionales y en definitiva crecer como personas.

Todas las parejas dedican mucho tiempo a elegir y acondicionar el espacio que les servirá de hogar, pero no es tan frecuente detenerse a pensar que en ese espacio interior propio habrá que compartir y mantener diálogo.

El reto de vivir en pareja

El reto de vivir en pareja

Abrirnos al otro implica, no sólo compartir objetivos e inquietudes, sino también, aprender a dar y recibir afecto. El deseo sexual, la convivencia espiritual, la amistad, & en definitiva el amor, que engloba todos estos aspectos y que sustenta una buena relación se basa en la complicidad y la confianza mutua, que se apoya en una comunicación auténtica.

Descubrir con cuáles mecanismos fomentamos una mala comunicación o potenciamos un sincero acercamiento puede ayudarnos en nuestra recién estrenada vida en común.

Reflexiones sobre la convivencia en pareja

  • Afrontar las dificultades de la convivencia en pareja con valentía, sinceridad y comprensión mutua.
  • Llegar a conclusiones partiendo de nuestra única interpretación de los hechos puede llevarnos a juicios erróneos que desemboquen en acciones que nuestra pareja no entenderá.
  • Es importante preguntarnos qué nos puede ayudar a entender nuestras propias reacciones.
  • Ante una situación conflictiva concede al otro la oportunidad de explicarse.
  • Expresar lo que sentimos es una fórmula que aumenta la receptividad y la desinhibición y haber escuchado sentimientos positivos nos llevará a estar más dispuestos a hacer concesiones cuando surjan las discrepancias.
  • Cuando nos relacionamos sinceramente el cariño fluye, pero es difícil expresarse con espontaneidad, si continuamente estamos juzgando e intentando reformar al otro.
  • Si tu pareja muestra rabia o enfado no respondas de la misma manera, sino más bien haz un esfuerzo de empatía.
16

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies