Embarazo semana a semana

Con este artículo titulado embarazo semana a semana, quiero compartir contigo la información más completa acerca de las diferentes etapas que se corresponden con el periodo de gestación humana. Como va a ser un artículo muy largo voy a dividirlo en 2 partes, en esta primera parte llegaremos hasta la semana 20 de gestación, así que vamos al lio.

El embarazo en las 20 primeras semanas

Seguramente hayas leído mucho sobre este asunto, pero probablemente desconozcas la sintomatología que interfiere en cada una de las fases de la gestación. Por ello, en este artículo hallarás no solo las respuestas a tus posibles dudas, sino que también conocerás cómo de frecuentes son por ejemplo, los diferentes efectos secundarios que se originan en las distintas semanas. A modo de ejemplo para que sirva de introducción a la temática, debes saber que no todas las mujeres padecen los mismos efectos mientras esperan a su futuro bebé.

De hecho, mientras algunas mujeres pueden experimentar por ejemplo, signos que a menudo se relacionan con nauseas, así como posibles inquietudes derivadas de los propios mareos y otros efectos, otras por el contrario pueden perfectamente no sufrirlos porque cada gestante responde de distinta manera.

De cualquier forma, te recomendamos que no pierdas de vista este post tan completo porque sin duda te resultará útil para que disfrutes de un parto en mejores condiciones, más feliz y sobre todo, con las máximas garantías posibles en el caso que no tengas excesiva experiencia al ser por ejemplo, primeriza.

El calendario del embarazo

¿Necesitas conocer la información más actual en la que se recopile el calendario del embarazo? En ese caso, te invito a no perder ningún tipo de detalle de las diferentes secciones que encontrarás unas líneas más adelante en las que se exponen desde las distintas etapas que se suceden a lo largo de las semanas, hasta cambios a nivel orgánico y de metabolismo imprescindibles para garantizar la buena salud de tu bebé. Por este motivo, si deseas comprender perfectamente los sucesivos cambios que tendrán lugar a nivel de tu organismo en los 9 meses de los que se compone la maternidad humana, permanece atenta.

Etapas del embarazo por semanas

Con ayuda de las etapas del embarazo por semanas comprenderás no solo la evolución de tu cuerpo a nivel exterior, sino también toda una serie de trasformaciones que se irán produciendo a nivel interior en tu organismo para dar a luz en el futuro a tu hijo. Así, estarás mucho más preparada, sufrirás menos como consecuencia de comprender los diversos cambios que ocurrirán y sobre todo, estarás 100% tranquila porque lo entenderás todo rápidamente.

Primera semana de gestación

En la primera semana de gestación apenas sucedes cambios apreciables a nivel del organismo, porque aún se están desarrollando un conjunto de trasformaciones interiores que permitan la correcta ubicación del hijo en el saco vitelino que es de especial importancia sobre todo, en las primeras semanas correspondientes a la formación del aún no nacido. La mujer embarazada comienza a desarrollar una serie de conexiones interiores que permitirán el desarrollo posterior de la correspondiente médula de su hijo. Así mismo, se irán empezando a crear todo un tejido que permitirá la correcta nutrición del feto que aproximadamente, finalizará en el primer mes de gestación.

Segunda semana de gestación

A diferencia de como ocurriese en el caso de la primera semana, en cuanto a la segunda semana de gestación comienzan a apreciarse una serie de cambios a nivel interior no solo en cuanto a la madre se refiere, sino que también se viene localizando correctamente el bebé en el denominado como saco vitelino que no es más que una unión que se forma próxima al embrión. Además, en la mayoría de los casos estudiados este conocido popularmente como saco vitelino viene a desaparecer al final de esta segunda semana.

Tercera semana de gestación

Pese a que regularmente en las dos primeras semanas no se aprecian cambios significativos en cuanto al embrión se refiere, como para identificar perfectamente distintos órganos porque aún es muy reciente la gestación, en el caso de la tercera semana de gestación es posible apreciar la formación de la cabeza e incluso otras extremidades como es el caso de los brazos del propio embrión. Es a partir de esta semana, cuando la mujer puede realmente comenzar a experimentar toda una sucesión de cambios o alteraciones como consecuencia del desarrollo de partes tan importantes para su hijo como la placenta que lo albergará por ejemplo.

Semana 4 de embarazo

La semana cuarta de embarazo es fundamental para el desarrollo del embrión. Mientras que en las semanas anteriores se han ido desarrollando desde por ejemplo, extremidades, otras partes del cuerpo como la propia cabeza u otras diferentes, es en este primer mes cuando normalmente ya se ha conformado perfectamente desde la propia placenta que alberga al feto, hasta su médula espinal y sobre todo, todo un entramado que lo relacionará con su madre a nivel de placenta, mediante el cual no solo respirará sino que también adquirirá todo tipo de nutrientes tan necesarios para el correcto desarrollo del niño. Además, la desaparición del saco vitelino ya ha tenido lugar con los consecuentes beneficios que aporta al feto, a nivel de movilidad y conexión con su madre.

Semana 5 de embarazo

La semana 5 de embarazo suele destacar en buena parte de los casos por diferenciarse realmente conforme al aumento de zonas del cuerpo como son por ejemplo, la cabeza del feto. Es decir, en esta quinta semana se comienza a agrandar, o si lo prefieres dicho de otra forma, empieza a crecer la propia cabeza. Por lo tanto, puede apreciarse de mejor forma comparativamente con otras zonas del organismo del feto.Por otro lado, mientras que en semanas anteriores no podían apreciarse con notoriedad el desarrollo de las distintas extremidades, entendiendo por éstas tanto piernas como brazos, a partir de aquí comienzan a formarse diferentes protuberancias que serán en el futuro las propias extremidades del bebé. En conclusión, es una de las semanas más relevantes para conocer el correcto desarrollo del futuro ser humano, porque son apreciables los distintos aumentos en cuanto al tamaño de la cabeza y también, de cara al origen de las extremidades superiores e inferiores.

Semana  6 del embarazo

En esta semana comienzan a formarse partes tan indispensables para el bebé como son los propios ojos, que hasta ahora no se habían desarrollado en su totalidad. Sin embargo, debes saber que aún se están orquestando todo tipo de ramificaciones a nivel interno del embrión, como son los diferentes orificios ópticos que acogerán a los ojos. También, en general los diferentes órganos que permitirán el correcto crecimiento del futuro niño siguen desarrollándose, porque todavía es demasiado pequeño en cuanto a tamaño se refiere y no suele superar los 5 milímetros en total.

Semana 7 de embarazo

La séptima semana del embarazo es en la que la madre puede apreciar los primeros latidos del embrión. De igual modo, otra de las características primordiales que se suceden desde esta semana, es la posibilidad de apreciar la disposición del denominado como cordón umbilical, por el que el feto se nutrirá y seguirá creciendo. Además, no solamente tiene lugar el desarrollo del propio cordón, sino que también pueden apreciarse por ejemplo, a través de una ecografía otros órganos como son los pulmones e incluso los intestinos.

Si te interesa conocer de primera mano la buena salud de tu embrión, no debes perder la oportunidad de utilizar una ecografía mediante al cual comprobar el perfecto desarrollo de tu bebé. Por supuesto, tampoco deberías dejar de valorar otra de las cuestiones primordiales que determinarán el buen curso del parto, así como también su correcta evolución, en este caso los latidos de tu hijo.

Semana 8 de embarazo

Si bien es cierto que en semanas anteriores se podía comprobar lo que sería en un futuro el desarrollo de las extremidades tanto superiores como inferiores, es en la semana 8 de embarazo cuando comienza a crecer las extremidades tanto los brazos como las piernas del embrión. Hasta ahora, el crecimiento se había visto ralentizado en detrimento del desarrollo de otros órganos imprescindibles para la vida normalizada de tu hijo. Sin embargo, a partir de esta semana es cuando tiene lugar un increíble aumento conforme al desarrollo de las propias extremidades, tanto que pueden apreciarse cómo se van prologando hacia el exterior del organismo del feto.

Otra cuestión igualmente destacable se corresponde con la formación de otra serie de partes del cuerpo de tu hijo como son los ojos, las orejas o la cavidad bucal, entre otras partes. De hecho, es posible apreciarlos con bastante detalle si por ejemplo, te hicieses una ecografía para conocer de primera mano, con ayuda de la supervisión médica, cómo marcha tu gestación.

Semana 9 del embarazo

En lo que concierto al feto de cara a la novena semana del embarazo, continua con su crecimiento en continuo aumento de forma progresiva. Mientras que en semanas anteriores su tamaño no excedía en la mayoría de casos los 5 milímetros, ahora ya ha visto aumentado su tamaño.

Pese a ser todavía demasiado pequeño para apreciarlo con la suficiente nitidez, distinguiendo partes de su cuerpo con exactitud como quizás quisiera su madre, se percibe un increíble aumento de tamaño a nivel de desarrollo de las diferentes partes que conformarán el bebé adulto. De hecho, tienen lugar distintas modificaciones a nivel de por ejemplo, la médula espinal, que lo hacen cobra una apariencia cada vez más similar a la del ser humano.

Otra de las cuestiones que pocas madres conocen y quizás tampoco tú misma, es que el bebé ya realiza una serie de movimientos aunque éstos sean de carácter involuntario porque aún es incapaz de controlar sus movimientos. Sin embargo, aunque aún necesita continuar con el desarrollo a nivel cerebral que le capacitará coordinar y controlar los movimientos, es el comienzo de este tipo de actos aunque por el momento, sean de forma involuntaria.

10 semanas de gestación

Con 10 semanas de gestación el embrión está experimentando un desarrollo vertiginoso. Tanto es así, que una sucesión de cambios tienen lugar en el organismo del no nacido. Por lo tanto, dicho crecimiento se corresponde con el paso del término embrión a feto, siendo considerado por las autoridades como feto a partir de esta décima semana.

En las anteriores etapas del desarrollo del bebé, se estaban conformando los diferentes tejidos que posibilitarían la organización de los órganos. No obstante, es en esta semana cuando comienzan a funcionar perfectamente algunos órganos vitales como pueden ser por ejemplo el cerebro, hígado, corazón, los propios intestinos y por supuesto, los riñones; órganos que posibilitarán la continuación de cara al desarrollo del feto en próximas semanas. Mientras que antes no podían diferenciarse los propios órganos porque sencillamente, se encontraban en proceso de crecimiento, ahora ya sí pueden ser apreciables por medio de una ecografía.

11 semanas de embarazo

En este momento, el feto experimenta un crecimiento tanto en cuanto a peso como en tamaño. Antes, no solía superar los 5 milímetros de tamaño. Ahora, ha visto superado este tamaño de forma considerable hasta los 6-8 centímetros y su peso también ha aumentado llegando incluso a los 10 gramos en distintos casos conocidos. Tienen lugar también alteraciones de cara al desarrollo de los dedos tanto de las manos como de los pies, separándose éstos entre sí, permitiendo una óptima movilidad de los mismos.

No obstante, a pesar de tener una cabeza que supone buena parte del tamaño de su cuerpo, por ser la parte más desarrollada, se están produciendo cambios como ocurren en el caso de las orejas, situándose en su correspondiente lugar de la cabeza y también, el feto comienza a realizar movimientos en las manos tanto rotatorios como extensivos que le permiten coordinar sus extremidades de forma adecuada.

12 semanas de gestación

El feto en la semana doce de embarazo sigue creciendo, alcanzando los 15 gramos de peso y más de 8 centímetros. Para que te hagas una idea, podrías cogerlo con ayuda de tus manos e incluso mecerlo debido al tamaño que ya tiene. A partir de esta semana comienza a realizar un conjunto de movimientos característicos como las patadas, movimientos ligeros de brazos, todos ellos apreciables por su madre.

13 semanas de embarazo

Con 13 semanas de embarazo, el feto continuo experimentado un increíble desarrollo aunque la cabeza sigue siendo la parte del cuerpo de mayor tamaño en su conjunto, si la comparamos con el resto de partes de su pequeño organismo. Sin embargo, esta descompensación existente entre la cavidad superior y otras comienza a equipararse a partir del propio desarrollo de las otras zonas del cuerpo.

Por medio de las diferentes semanas, se ha conseguido un normal desarrollo de sus extremidades tanto inferiores como superiores. Además, ya puede realizar movimientos completos a través de las articulaciones de las rodillas e incluso si extendiese sus manos podría chuparse el dedo con bastante certeza.

Por otro lado, partes tan indispensables como son los intestinos del feto terminan de formarse y están perfectamente ubicados en el interior de su abdomen, siendo cada vez más la apariencia humana del mismo.

14 semanas de embarazo

Con 14 semanas de embarazo el bebé prosigue con el aumento de su peso y tamaño. Mientras que en semanas anteriores no superaba los 15 gramos de peso, en esta semana número catorce incluso puede llegar a doblar esta cifra alcanzando los 30 a 40 gramos de peso. Además, su tamaño también se ve aumentado en unos centímetros, alcanzando los 10 o 12 cm.

Se empieza a gestar lo que en el devenir de las semanas será el completo desarrollo del bebé. Sin embargo, una de las cuestiones más destacables con la llegada de esta semana es que ya empieza a alimentarse a través del líquido amniótico en el que se encuentra sumergido y experimenta una serie de movimientos que puede apreciar su mamá.

Por otro lado, es igualmente destacable la formación de los diferentes rasgos tanto a nivel facial como muscular, por medio de sucesivas mejoras a nivel facial y diferentes gestos, sobre todo, pequeños movimientos de mano.

15 semanas de embarazo

Con la llegada de esta semana, se empiezan a producir mejoras a nivel cutáneo en el feto, incluso surge la primera forma que hace las veces de vello pero que solamente durará algún tiempo, puesto que caerá y seguirá naciendo varias veces. No obstante, no debes preocuparte porque se trata de una circunstancia que es perfectamente normal, puesto que sucede en la prácticamente la totalidad de los partos estudiados.

Dentro de los avances más destacables que suceden en torno a la semana 15 de gestación se destaca por encima de cualquier otra, la sensibilidad que experimenta el feto. De hecho, se sabe que a partir de esta semana puede empezar a ser sensible a la incidencia de la luz en la barriga de su mamá. Además, se producen cambios a nivel de los órganos auditivos, dotándolos de la característica morfología de la especie humana gradualmente con el devenir de las sucesivas semanas.

16 semanas de embarazo

La semana 16 continúa con el consiguiente crecimiento de tamaño del feto, entre 12 y 14 cm. Asimismo se sigue desarrollando el futuro ser humano en cuanto a extremidades inferiores se refiere, creciendo a nivel articular y de las diferentes zonas de las propias extremidades como pueden ser los tobillos o por ejemplo, los codos, entre otras.En buena parte de los casos, el feto comienza a realizar tímidos movimientos de manos como abrirlas y cerrarlas. Además, es en esta semana cuando comienzan a conformarse las capas correspondientes a las uñas tanto de extremidades inferiores o superiores.

17 semanas de embarazo

Es una de las semanas fundamentales conforme al correcto desarrollo del embrión, no solo aumenta sin cesar su tamaño, sino que ya alcanza prácticamente los 90 gramos de peso. Una de las partes del cuerpo que experimentan un crecimiento indiscutible con las 17 semanas son por encima de cualquier otra, las piernas. Tanto es así, que se produce una ralentización en cuanto al crecimiento de las otras partes del cuerpo como la propia cabeza en favor del buen desarrollado de las extremidades. Además, interviene por primera vez el tejido graso que localizado en las capas inferiores de la piel del feto, logra aislarlo de las temperaturas quizás demasiado bajas que tanto pudieran afectarle y provocarle daños.

Otro aspecto que la mayoría de mamás desconoce es que en esta etapa de la gestación se produce un desarrollo sustancial de otros órganos como los auditivos, permitiendo al ser percibir distintos ruidos del ambiente exterior e incluso moverse si estos ruidos fuesen excesivamente molestos para él. Sin duda, se trata de un dato que deberían tener en consideración la totalidad de las gestantes de cara a disfrutar de una preñez saludable.

18 semanas de embarazo

Se caracteriza por un crecimiento conforme al corazón del feto, su correspondiente división a nivel auricular y la generación de las válvulas cardíacas que permitirán un desarrollo posterior del órgano. Este órgano tan imprescindible y necesario, conseguirá que el ser vivo pueda vivir en el ambiente exterior una vez que su madre lo dé a luz.

19 semanas de embarazo

A lo largo de las sucesivas semanas, se ha ido produciendo un crecimiento notable a nivel de los distintos órganos que conformarán el futuro ser vivo, ahora feto. De igual manera, partes tan vitales como la cabeza o las extremidades han ido adquiriendo un cierto tamaño, comparativamente con otras zonas de su pequeño cuerpo. Sin embargo, una de las características que en mayor medida definen al no nacido con 19 semanas de embarazo, se relaciona con el óptimo desarrollo que se ha producido en relación con sus órganos auditivos y los visuales, que finalmente se encuentran localizados en el lugar indicado y sobre todo, definitivo.

Una de las claves que probablemente como madre desconozcas, es que si estás esperando a una niña, ésta ya cuenta, a pesar de su tamaño ínfimo, con pequeñas muestras de lo que, en un futuro, serán los óvulos que darán lugar a otros seres vivos en su edad adulta. Se trata de un dato ciertamente sorprendente, pero también completamente verdadero a tenor de las investigaciones consultadas.

20 semanas de embarazo

El crecimiento del feto es espectacular en esta semana, llegando a alcanzar más de 300 gramos de peso. El desarrollo de sus pulmones también se ha visto enormemente potenciado, empezando a respirar por sí solos. Además, pese a lo reducido de su tejido cerebral y en concreto, cerebro, el amplio número de neuronas que alberga le permite proseguir con su buen desarrollo hacia las semanas siguientes de gestación de forma exitosa.

Es, la fase del embarazo, en la que buena parte de las mamás pueden realizar un seguimiento del mismo por medio de la denominada como ecografía a título morfológico que les permitirá conocer la situación de su futuro bebé. Por lo tanto, se trata de una prueba que desde aquí, si estás embarazada, te invitamos a consultar con tu ginecólogo, porque gracias a esta ecografía podrás conocer diferentes alteraciones que pudieran afectar a tu hijo, eso sí, como sucede en buena parte de los casos no con una fiabilidad absoluta pero sí se trata de una prueba bastante efectiva para la detección de buena parte de ellas.

No dudes en consultar con tu especialista tu caso concreto, para conocer más información sobre la ecografía de las 20 semanas de embarazo, podría resultarte realmente útil. En el próximo artículo proseguiremos con el embarazo semana a semana, con las restantes ultimas semanas de embarazo, quizás las más importantes que finalizan con el tan esperado parto de esa criaturilla que fue madurando en nuestro interior.

Preparar el embarazo

Preparar el embarazo

Las últimas semanas del embarazo

Dicho esto, te dejamos con toda la información sobre la segunda etapa del embarazo que serán las semanas siguientes a la número 20, en la que se reflejan los aspectos más significativos y sobre todo, ordenados especialmente para ti.

21 semanas de gestación

En las 21 semanas de gestación el feto realiza los primeros movimientos en el interior del vientre de su mamá. De hecho, es posible percibir toda una serie de movimientos como pueden ser por ejemplo, pequeñas patadas, giros en el interior del vientre y así, con otro montón de posibilidades propias de los movimientos del mismo.

Pese a que no se tiene constancia a ciencia cierta del número de movimientos que realiza, se estima que en numerosas ocasiones puede realizar más de 30 movimientos a la hora. Sin embargo, también no es menos cierto que dichos movimientos del feto no suelen sentirse con la misma intensidad durante el horario diurno, el estar también su mamá haciendo todo tipo de tareas que le impiden comprobar de forma exacta los movimientos de su futuro recién nacido.

22 semanas de gestación

El bebé sigue aumentando tanto su tamaño como peso y puede llegar a superar el medio kilogramo por ejemplo, en cuanto a peso se refiere. Con 22 semanas de gestación, ya son apreciables algunas partes de su cuerpo que hasta ahora se encontraban ciertamente escondidas u ocultas como por ejemplo, las cejas. Por otro lado, es igualmente destacable que con el sucesivo paso de las semanas, como sucede en a partir de las 22 semanas, el niño está adquiriendo un mayor número de grasa que le permitirá entre otras cuestiones, mejorar la regulación interna de su pequeño organismo.

23 semanas de embarazo

Las 23 semanas de embarazo se relacionan estrechamente con multitud de cambios en cuanto al desarrollo del bebé se refiere. Por un lado, lo que hasta ahora era solo un atisbo de piel porque se encontraba en formación, ahora ha sufrido diversos cambios y puede llegar a ser apreciable, incluso con las características tonalidades naranjas de esta semana de gestación. A esta piel, se le irán añadiendo otras finas capas, sobre todo de grasa, que se situarán por debajo de la anterior.

Otro aspecto que deberíamos destacar de esta semana de embarazo es el desarrollo de los órganos oculares. Tanto es así, que se producen importantes cambios conforme a los tejidos de los ojos, su aspecto tanto interior como exterior y se forma el iris. No obstante, como ambos ojos están todavía en desarrollo aún no poseen los caracteres definitivos, puesto que éstos concluirán con el nacimiento del bebé durante los primeros meses del mismo e incluso pudiendo llegar a un año para completar su desarrollo.

Semana 24 de embarazo

El bebé prosigue con su crecimiento y experimenta un cierto aumento de peso. Mientras que hasta ahora, no superaba los 500 gramos de peso en total, ahora puede llegar a aumentar esta cantidad en algo más de 200 gramos. A partir de esta etapa, disminuye la estadística en caso de producirse un parto prematuro de cara a la capacidad del gestante de sobrevivir. Debido a que sus pulmones ya están funcionando, en caso de ser necesario podría contar con unas mayores probabilidades de supervivencia en el caso de producirse un parto antes de tiempo.

Otra cuestión que deberíamos tener en consideración de acuerdo a la semana 24, es que el bebé aún sigue durmiendo una gran cantidad de horas, más de 18 horas todos los días. Sin embargo, cada vez con más frecuencia realiza pequeños movimientos como giros, pataditas y otros que muestran su buena salud e incluso inquietud acerca del medio que le rodea.

Semana 25 de embarazo

La semana 25 de embarazo es fundamental para la creación de partes del cuerpo del bebé como por ejemplo, su pelo. Desde esta semana tienen lugar modificaciones a nivel celular que permiten la definición de lo que en un futuro será el pelo del niño. Además, los ojos siguen experimentando cuantiosas mejoras.

Pese a todo, las evoluciones más grandes pueden verse por ejemplo, en los oídos del feto que crecen de forma increíble y permiten al bebé no solo escuchar sonidos procedentes del ambiente exterior o fuera del vientre de su mamá, sino que también le ayudarán a orientarse de mejor forma en sus movimientos.

Semana 26 de embarazo

Quizás sea una de las semanas de mayor actividad para el bebé y también, donde sus movimientos se ven incrementados. La curiosidad del niño y la disponibilidad espacial para realizar todo tipo de movimientos como patadas, giros u otros, hacen que su mamá pueda comenzar a experimentar pequeñas molestias como consecuencia de los movimientos de su hijo. No obstante, no entrañarán gravedad por tratarse de una práctica que sucede en un amplio número de casos estudiados, por ser un reflejo fiel de la curiosidad de los gestantes. Además, otra posibilidad ciertamente atrayente en este sentido, tiene que ver con el uso de ecografías con las que comprobar la evolución en cuanto a desarrollo del bebé.

Semana 27 de embarazo

La semana 27 de embarazo es importante para tu bebé porque sigue acumulando grasa con la que por ejemplo, mantener una temperatura corporal constante en su interior. Además, el aumento de peso del niño será otra de las cuestiones fundamentales que se producirán en torno a esta semana, ganando en tamaño y también, en longitud.

Aunque sigue desarrollándose para que cuando su mamá dé a luz, esté perfectamente desarrollado y pueda enfrentarse al ambiente exterior que le rodeará, sus opciones de sobrevivir en caso de nacer antes de tiempo aumentan exponencialmente con el transcurso de las sucesivas semanas.

Semana 28 de embarazo

El aumento de tamaño del feto lo sitúa por encima de los 35 centímetros y también, ha logrado aumentar su peso corporal en más de 300 gramos, llegando a superar el kilogramo de peso en total. Sin embargo, pese a que ha experimentado notables avances en el desarrollo funcional de sus pulmones para que, en un futuro, pueda respirar por si solos, aún no tiene la suficiente capacidad de respirar por él mismo en el medio exterior. Tampoco podría equilibrar la temperatura interna de su cuerpo él solo. Por ello, la protección del vientre materno para el feto es imprescindible, aunque ya realice una gran variedad de movimientos en consonancia con por ejemplo, la luz percibida desde el exterior y otros factores que resultan apreciables por el propio bebé.

En definitiva, no solo ha logrado aumentar su peso corporal o su peso, se muestra mucho más activo con el paso de las semanas y dicha actividad puede medirse fácilmente por medio de toda una sucesión de movimientos que realiza en el interior del vientre de su mamá.

Semana 29 de embarazo

La llegada de la semana 29 de embarazo es importantísima para el correcto desarrollo tanto a nivel orgánico como funcional del bebé. Por un lado, nos encontramos que el bebé requiere de seguir incrementando su volumen de grasa corporal para que le resulte posible tanto aumentar su tamaño, como incrementar sus opciones para la regulación interna de su cuerpo. Además, a partir de esta semana se desarrollan también cambios a nivel suprarrenal que permitan que su madre le pueda dar de mamar en un futuro, como consecuencia de la fabricación de prolactina por parte de ésta última.

Sin duda se trata de una de las semanas cruciales para la buena marcha del parto, sin olvidar la importancia de fabricar la propia prolactina, que permitirá a su mamá alimentar a su hijo una vez que le haya dado a luz, unos meses más adelante con la finalización de las diferentes etapas de la gestación.

30 semanas de gestación

Con 30 semanas de gestación el desarrollo del feto ha logrado mejoras importantísimas. Mientras que en un principio no era más que un ser vivo de pequeño tamaño e incluso inapreciable por el ojo humano, ahora, sus huesos empiezan a tener una cierta consistencia pese a su fragilidad. Con 30 semanas, el feto no solo se preocupa de crecer y continuar desarrollándose con el paso de las semanas, sino que también busca almacenar en su cuerpo diferentes componentes químicos como es el caso de por ejemplo, Ca o P, que le permitan contribuir al buen desarrollo de partes tan necesarias para él, como son los tejidos óseos.

Por si todo ello fuese poco, distintas investigaciones han venido a confirmar que a partir de la semana número 30, el feto puede apreciar diversos sabores como pueden ser por ejemplo, el amargo, entre otros muchos. No obstante, uno de los cambios para mejor y también, más relevantes, conforme al desarrollo del bebé tendrán lugar alrededor delos nervios, con importantes mejoras a su alrededor.

Semana 31 de embarazo

Dentro de las señas de identidad que se producen alrededor de la semana 31 de embarazo, se encuentra la conformación de los pulmones que ya sí tienen una imagen real de lo que serán en un futuro. No obstante, aún el bebé no podría sobrevivir en el ambiente externo sin la inestimable ayuda de su mamá. Por otro lado, continúa con su necesidad de almacenar una gran cantidad de componentes químicos como los mencionados en la semana anterior, es decir, Ca, P, u otros que le permitan terminar el desarrollo de su tejido óseo. Lejos de experimentar únicamente mejoras a nivel óseo, el feto ya puede realizar filtraciones a nivel renal que le capacitan para, por ejemplo, eliminar los restos de orina cada día. Con lo cual, el crecimiento del feto sigue en óptimas condiciones, eso sí, requerirá de mayores cantidades tanto de grasa como de ciertos compuestos químicos para continuar con su desarrollo hacia lo que será dentro de un tiempo un nuevo ser vivo.

Semana 32 de embarazo

Con 32 semanas de embarazo podríamos decir que finalmente se concluyó con el desarrollo cerebral del bebé. De hecho, la ciencia médica actual viene a considerar que con la finalización de las 32 semanas de embarazo ya se conformó el bebé en este sentido. Actualmente, el peso total del bebé se encuentra próximo a los 2 kilogramos y con ello, sus opciones de vivir en caso de producirse un parto antes de tiempo se ven incrementadas notablemente rondando un 90% de éxito de media.

Semana 33 de gestación

La semana 33 de gestación permite que el niño aún pueda moverse con cierta facilidad en el entorno materno. Sin embargo, su incremento de tamaño y peso le dificultan cada vez más que pueda hacerlo con comodidad. Aunque no se sabe con certeza si es real o no, todo parece indicar que con las 33 semanas de gestación los fetos experimentan pequeños sueños mientras duermen. No obstante, no se trata de una posibilidad que esté confirmada al 100% y aún quedan que realizar una gran cantidad de ensayos y estudios, con los que confirmar o desechar dicha posibilidad.

¿Te imaginas que fuera cierto? En caso afirmativo, ¿qué crees que soñarán con tan solo 33 semanas? Sin duda es un misterio realmente fascinante, para los que la Ciencia no tiene la respuesta hoy día.

Semana 34 de embarazo

La semana 34 de embarazo es importante porque se termina de desarrollar la parte externa del cráneo del bebé. No obstante, aunque ahora mismo no está perfectamente cerrado o, al menos no lo está en su totalidad, se siguen produciendo mejoras para dotarlo de mayor firmeza y sobre todo, facilidades de cara al momento del parto. Otra cuestión fundamental en torno a esta semana, se relaciona con el notable incremento de su tamaño, aumentando en más de 300 gramos su peso, a la vez que continúa ganando en tamaño. De hecho, se sabe que ahora puede llegar a alcanzar casi los 48 centímetros de longitud en algunos casos.

Semana 35 de embarazo

La semana 35 de embarazo es relevante para el buen desarrollo de diferentes órganos del cuerpo del bebé como puedan ser por ejemplo, los riñones que ya se encuentran prácticamente terminados e incluso otros órganos igualmente importantes como el propio hígado. Tanto es así, que al menos en cuanto a nivel físico se refiere, el bebé ha conseguido completar con éxito su desarrollo y presenta una apariencia bastante realista en comparación con otros seres humanos. Sin embargo, aún no puede realizar en total de sus funciones porque continúa su buen desarrollo, pero su apariencia y capacidad de desarrollar toda una serie de funciones es cada vez más exacta.

Semana 36 de embarazo

Mientras que en semanas anteriores la piel no se parecía totalmente a la piel humana, por presentar un color mucho más naranja que rosáceo, a partir de la semana 36 de embarazo la tonalidad en lo que a la piel del bebé se refiere tiene cada vez mayor apariencia humana o si lo prefieres, realista, como consecuencia del incremento de grasas que viene organizando en su cuerpo.

Fundamentalmente, en esta semana una de las mejoras más representativas en el desarrollo del bebé se corresponde con las mejoras a nivel de su piel, ganando en ese color rosáceo y parecido con respecto al tono que tendrá una vez nazca.

Semana 37 de embarazo

El aumento exponencial conforme al tamaño del bebé es una de las cuestiones más importantes a destacar con la llegada de la semana 37 de embarazo. También, su peso se viene percibiendo como mayor, por encontrarse ya más cerca de los 3 kilogramos de peso cada vez.

Mientras que antes, sus tejidos óseos estaban formándose, ahora diferentes huesos como puede ser por ejemplo, el fémur, puede llegar a medir más de 6 cm y el diámetro de superficie circular cerebral superar los 33 centímetros. Por ello, el bebé continúa su aumento de tamaño y todo ello no habría sido posible por ejemplo, sin la colaboración de las grasas que está acumulando.

Semana 38 de embarazo

Las sucesivas semanas han posibilitado que el bebé pueda realizar una gran variedad de movimientos. Sin embargo, la semana 38 de embarazo está realmente próxima a la hora de romper aguas por parte de la mamá de este precioso niño y como no podía ser menos, cuenta con gran interés por la realización de movimientos como los propios de sujeción con sus pequeñas manitas.

Algunas mamás pueden experimentar como sus bebés juegan con las manitas en el interior del útero, mientras que otras no tiene por qué hacerlo. No obstante, una cuestión que afecta tanto a unas como otras es la posibilidad que su bebé nazca con pelo o con bastante poco de éste. De hecho, son algunos los bebés que nacen con pelo mientras que otros simplemente lo hacen con unos pocos pelos que pueden llegar a caerse rápidamente, pero no se trata de nada que no pueda remediarse con el propio crecimiento del niño.

Semana 39 de embarazo

Con esta semana 39 de embarazo, aún sigue necesitando alimentarse por medio del cordón umbilical, gracias al cual recibe una gran cantidad de nutrientes de su mamá. Otra de las funciones fundamentales del propio cordón umbilical, es la de proteger al feto con el sistema inmunológico de su mamá. Por ello, las funciones prioritarias que realizará en esta penúltima semana de gestación, la 39, será por un lado continuar con su crecimiento, a la vez que sigue almacenando grasas que necesitará en sus primeras etapas durante el nacimiento. Por todo ello, es imprescindible que su mamá siga una alimentación saludable tanto por su bien, como por el del niño que lleva en su interior.

Semana 40 de embarazo

La semana 40 de embarazo es la última de las semanas de gestación y finalmente, la mamá del bebé podrá abrazar al hijo que ha llevado en su interior. Una de las cuestiones que preocupa durante el nacimiento de un bebé a la mayoría de mamás es su color. Sin embargo, no debes preocuparte porque al principio pueda presentar un color ciertamente similar al morado, porque se trata de una circunstancia que afecta a buena parte de los recién nacidos, incluso algunos pueden tener un color amarillento.

Por otro lado, la acumulación de hormonas que ha ido recibiendo como consecuencia de la gestación, puede hacer que tenga algunos órganos un poco hinchados como puede suceder con los propios genitales, también es algo normal y por lo que tampoco deberás preocuparte.

Es el momento de seguir las indicaciones del médico especialista, él será quien mejor podrá asesorarte acerca de la estupenda salud de tu bebé, y sobre todo, disfrutar de tu hijo en compañía de familiares, amigos o quien tú quieras.

8

No hay comentarios

  1. Pingback: Científicos crean útero artificial 3 Mayo, 2017

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies