Evitar las relaciones íntimas

Es normal que el evitar las relaciones íntimas se dé cuando las personas encuentran dificultades al momento de comenzar una. Hoy en día, los casos son más reconocibles porque existe más información. Hay hombres o mujeres que simplemente no pueden comenzar o mantener una relación con su pareja a nivel erótico.

Un problema que crece con el tiempo

Asimismo, en varios de los casos existe un trasfondo de complejidad que se halla en la historia de la sexualidad que traen. Por ejemplo, hay personas que vienen desenvolviéndose mal a raíz de las experiencias del pasado en torno a lo sexual. Asimismo, existen personas muy tímidas que se mostraban muy nerviosas al momento del encuentro sexual, afectándolos en el desenvolvimiento. Con todos estos casos, es normal que se salga frustrado y acomplejado de la situación. En especial, cuando toca una persona que tiene poca sensibilidad. Todo esto se acumula con el hecho de seguir sufriendo situaciones donde el coito se hacía más complicado o, resultando insatisfactorio.

Muchas veces, las personas se dan cuenta y el tiempo sigue su curso sin detenerse, haciendo que el malestar crezca. En caso de que sea complicado el batallar con nuevos encuentros sexuales teniendo 20 años, es otro caso cuando ese “fracaso” se refleja en personas mayores de 30 o 40. Es difícil abordar un tema cuando el problema viene del pasado.

Como resultado tenemos a varias personas que terminan evitando tener relaciones íntimas, bien sea con la pareja o a nivel ocasional. En conclusión, esas que pueden darse el espacio a una relación sexual fresca, debe anticiparse al problema. Como es lógico, el no tener problema es una alternativa legítima que puede darse para un gran grupo de personas. El inconveniente de todo esto es que, no tener pareja es una opción que no está dentro del paquete. Es, considerado más bien, como la única alternativa.

Las relaciones íntimas

El estudio propiciado por la sexóloga o el sexólogo revela que, en reiteradas ocasiones, las personas se creen “únicas” en el mundo. Es decir, tienen en la cabeza que son seres extraños dentro de una sociedad controlada por el hombre y la mujer, que de buenas a primeras no presentan complejidad al momento de tener una relación sexual activa y forjar el vinculo con una persona del sexo opuesto. Usualmente, esas personas lo que dan a transmitir o entender es que ellos también son “normales”. La vida sexual que poseen, también es considerada “normal”, por lo que no podría haber cierta discriminación.

Igualmente, hay que plantear si lo llamado “normalidad” involucra a más “personas normales” que hay en el mundo. Esto, principalmente, por las biografías sexuadas que son muy variadas y también por las características que hacen únicos a las personas donde, muchas veces, están escondidas por el simple miedo a ser rechazados.

Tal vez, si se conversara más sobre las relaciones íntimas, se podría exhibir más la parte “anormal” que dice manifestar una persona complicada. En general, lo erótico presentado en el humano lo hace más interesante de explorar.

Así como ha sucedido en otras situaciones, el consejo final es que, aquellas personas que no quieren tener intimidad sexual por mero miedo al fracaso, deberían considerar un apoyo profesional. Tomar en consideración como una sexóloga o sexólogo para la orientación, podría mejorar la calidad de vida. Inclusive, podrían conseguir mejorar en gran medida su conducta sexual y crecer de forma extraordinaria.

 

2

No hay comentarios

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.