Eyaculación precoz, métodos para superarla

Hace poco he leído en Internet que según la Asociación Americana de Urología, AUA, si consigues mantener la penetración durante al menos un minuto sin que se produzca la expulsión involuntaria del semen, no se puede considerar que sufras de eyaculación precoz. Este dato, como no podía ser de otra manera, se ha basado en un estudio realizado sobre las relaciones sexuales que incluyen penetración.

Claro que también hablan de que ha de existir un mínimo de control del hombre sobre la eyaculación y de que el hecho de ser “tan rápido” no le cause emociones negativas como frustración o ansiedad por sentir que no ha sido capaz de satisfacer a su pareja.

Trucos para superar la eyaculación precoz

En cualquier caso, si sufres de este trastorno sexual, y si se trata de un caso leve, el intentar relajarte y hasta distraerte pensando en otras cosas mientras inicias la penetración, puede ayudarte a que no se produzca el exceso de excitación que deriva luego en eyaculación precoz.

Superar la eyaculación precoz

Superar la eyaculación precoz

Además existen otros trucos que se pueden realizar durante el coito, como el parar en seco cuando el hombre está a punto de eyacular, contar hasta 30 y luego seguir con el movimiento. Esta operación se puede repetir hasta que ambos amantes lo crean conveniente o ya definitivamente se produzca la llegada del orgasmo masculino.

Otra técnica, la denominada de “compresión“, presenta una variante con respecto a la anterior, la cual consiste en que cuando el varón está “a punto de“, su compañera, o él mismo, apretará, con cierta firmeza pero sin causar dolor, la base del glande durante también 30 segundos y luego soltará para continuar con la estimulación. Se trata así de interrumpir la creciente subida de excitación que estaba a punto de desembocar en la descontrolada expulsión del líquido seminal.

En casos ya más complejos de eyaculación precoz el médico especialista será el que habrá de buscar el tratamiento más apropiado, que puede ir desde el consumo de medicamentos para la depresión hasta cremas que ralentizan la rápida excitación del pene, (por cierto, el uso del preservativo ayuda en algunos casos pues disminuye la sensibilidad). En los más complejos puede convertirse en necesario visitar a un psicólogo o a un psiquiatra pues la eyaculación precoz es, casi en el 100% de los casos, más un trastorno psicológico que físico.

17

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies