Himen intacto, ¿prueba de virginidad?

La función fisiológica del himen es uno de los misterios del cuerpo femenino. No parece tener una función específica, por lo que se cree que esta membrana es un vestigio del desarrollo de la vagina. En la fase embrionaria, el himen tapona totalmente la entrada de la vagina, por lo que se le supone un propósito protector frente a elementos extraños e infecciones.

A través de la historia, han habido ( y siguen habiendo ), culturas que consideran como un tabú el acto sexual antes del matrimonio. Un himen intacto es símbolo de pureza. Esta relación entre himen y virginidad continúa teniendo un gran impacto hoy en día, tanto a nivel psicológico como cultural. Para claro ejemplo, tenemos a la cultura gitana y al famoso ritual del pañuelo, justo antes de la noche de bodas.

Médicamente hablando, el concepto de un himen intacto, no es nada más que un mito, aunque existe la posibilidad médica de someterse a una Himenoplastia para reconstruirlo. Esta membrana varía de forma, tamaño y grosor en cada mujer. Entre sus múltiples variaciones morfológicas, podemos encontrar hímenes que rodean por completo la entrada a la vagina, con un espacio abierto en el centro, también conocido como himen anular. Y otros como el himen septado, que aparecen abiertos por una delgada línea central.

La mayoría de los hímenes no llegan a cubrir del todo la entrada hacia la vagina. De este modo, el líquido menstrual puede ser expulsado fuera del útero. Solo en raras ocasiones, la vagina se encuentra cerrada por esta membrana. Esta anormalidad no permite la salida del líquido menstrual, ni la penetración. Para corregirla es suficiente con una simple incisión (efectuada por un médico, claro).

En el caso de que se produzca periódicamente una acumulación de tejido en la zona, sobre todo si coincide con la menstruación, sería necesario ir al especialista, ya que la situación podría complicarse: la vagina se llenaría de sangre menstrual y ésta podría revertir hacia el útero.

Es importante tener en cuenta que el himen no es un indicador fiable de que la mujer haya tenido o no relaciones sexuales. Sobre todo teniendo en cuenta que, en algunos caso, esta membrana puede romperse mediante los dedos, con los tampones, usando vibradores y otros juguetes sexuales, durante la masturbación e incluso durante un examen ginecológico.

Himen intacto o no

Himen intacto o no

En otras mujeres, sin embargo, el uso de tampones o la inserción de los propios dedos no les afecta en absoluto. Su himen es tan flexible que es capaz de adaptar su forma durante la penetración.

Algunas evidencias de tipo anecdótico, sostienen que es posible romper o estirar el himen durante actividades que requieren mucho vigor y fuerza, y no de tipo sexual precisamente, como montar a caballo, hacer gimnasia o danza, o directamente por un trauma en el área vaginal.

Y eso de que cuando el himen se rompe, se siente dolor y hay sangrado, pues depende. Depende de cada mujer. Hay quien lo nota, y hay quien no.

15

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies