Himenoplastia, reconstrucción del himen

La himenoplastia es lo que más comúnmente conocemos como la reconstrucción del himen, es decir, la posibilidad, mediante una intervención quirúrgica, de recuperar la virginidad, algo que aún es muy valorado por algunos sectores de la sociedad y por algunas culturas (en las que se cree que el casarse con una mujer virgen permitirá ejercer sobre ella mayor control); también por quienes encuentran especialmente tentador el ser los primeros en “desflorar” el cuerpo de su amada, hablando de ellos, y para aquellas mujeres para las cuales el primer coito fue especialmente dramático como, por ejemplo, han sido víctimas de abusos sexuales.

Claro que hay que destacar que no siempre se rompe el himen con la primera penetración. Puede darse el caso de que el himen sea tan elástico que no llegue a rasgarse con el coito así como puede darse la circunstancia de que sea tan frágil que se rompa durante el ejercicio de una intensa actividad física. También se han dado casos de mujeres que nacen con el himen ya perforado o, incluso, sin él.

Aquí puedes ver un representación de los diferentes estados que puede presentar el himen:

himen

himen

Pero hablemos ahora de la Himenoplastia… Esta técnica de cirugía genital femenina es realmente muy sencilla (aunque su coste es elevado ya que puede suponer unos miles de euros, dependiendo de las manos que la realicen), sólo requiere anestesia local y no suele durar más de 15 o 20 minutos.

Básicamente se trata de localizar los restos del himen que se encuentra dañado, suturarlos hasta unirlos procurando dejar, eso si, un orificio pequeño a través del cual puedan salir con normalidad los fluidos vaginales. No hay que preocuparse por los puntos, pues éstos se reabsorben en un breve lapso de tiempo.

himenoplastia

himenoplastia

En caso de que lo que se encuentre del himen no sea suficiente para la reconstrucción, puede llegar a crearse una nueva membrana por medio de irrigación sanguínea, o bien incluso seccionarse una pequeña parte de pared de la vagina para utilizarse en su defecto.

Hay que recordar que el himen no es más que una membrana elástica y que su rompimiento durante el primer generalmente provoca un sangrado más ligero (el cual suele suponer la prueba concluyente para comprobar la virginidad). De hecho la Himenoplastia también trae consigo este “regalo” ya que tras ella, y una vez que se realice el coito nuevamente, se vuelve a sangrar. Eso si, se recomienda no practicar el coito hasta al menos 3 meses después de realizada esta operación.

Y un dato curioso… El regalar corbatas al marido en el aniversario parece ya haber pasado de moda. Ahora lo que se lleva es obsequiarle con algo más valioso: un nueva virginidad. Y es que, por lo visto, esta operación es cada vez más demandada por motivos bastante alejados de la necesidad cultural o emocional.

Foto 1 Vía: www.fertilab.net
Foto 2 Vía: www.elmundo.es

7

No hay comentarios

  1. Pingback: Cirugía genital femenina, técnicas 3 Octubre, 2015
  2. Pingback: Himen intacto, ¿prueba de virginidad? 5 Octubre, 2016

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.