Infecciones urinarias en la mujer

Año a año millones y millones de mujeres sufren los frustrantes y dolorosos síntomas resultantes de una infección urinaria, en ciertos casos considerablemente más “molestos” que la menstruación. En un reciente censo entre 1000 mujeres de 18 y 35 años de edad, más del 50% han tenido esta afección.

Las infecciones del tracto urinario son causadas por bacterias, que pueden afectar cualquier parte del trayecto que recorre la orina. Lo habitual es que las bacterias ingresen por la uretra (el conducto excretor) y suban a la vejiga, generando una cistitis. A menudo, la uretra también se infecta simultáneamente (uretritis). Menos frecuentemente, las bacterias que han infectado la vejiga prosiguen hasta el riñón ocasionando también su infección (pielonefritis).

Infección urinaria

Infección urinaria

¿A quiénes afecta la infección urinaria?

Si bien puede afectar a los hombres de cualquier edad, las infecciones urinarias aquejan predominantemente a las mujeres. Según estadísticas recientes, aproximadamente una de cada cinco mujeres experimentan por lo menos un episodio de infección a lo largo de su vida, que en muchos casos se repite. Las mujeres tienen la uretra más corta que los hombres, y al estar en proximidades del recto hay mayor riesgo de que ingresen bacterias provocando infección. Las mujeres más activas sexualmente muestran una mayor susceptibilidad a infecciones.

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones urinarias?

El objetivo primordial del tratamiento es identificar el agente (bacteria) que puede estar produciendo el cuadro. Una vez hallado y con el conocimiento de cuál es el antibiótico que mejor lo controla, es posible eliminar la infección. La medicación debe estar supervisada por el médico para evitar que persista la infección o surjan efectos secundarios por el tratamiento.

Las mujeres pueden tomar varios recaudos para minimizar los riesgos de infección urinaria:

  • orinar frecuentemente, evitando la retención de líquido por tiempo prolongado
  • beber abundante cantidad de líquido: jugos, agua mineral
  • secado e higiene de la zona vaginal y rectal en dirección de adelante hacia atrás, evitando el movimiento inverso
  • tomar preferiblemente duchas antes que baños de inmersión
  • lavar con frecuencia las zonas de piel cercanas a la vagina y al recto
  • usar jabones neutros sin desodorante
10

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.