Infidelidad, diferencias entre ellos y ellas

Si las cosas ya son complicadas entre dos personas, imaginaos entre tres. Y es esa última, la tercera, la que empieza a generar dudas y desconcierto en la relación. Me estoy refiriendo, como no, a la Sra. Infidelidad, o Srta, que lo mismo da.

Cuando la infidelidad irrumpe en la relación, lo primero que uno se pregunta es qué es lo que ha faltado, qué es lo que se ha hecho mal y, sobre todo una cuestión que suele ser bastante dolorosa: “¿es que yo no le satisfacía en la cama lo suficiente”?

La vida de pareja no siempre es fácil. Se producen baches, hay altos y bajos. En fin, que a menos que ambos miembros posean una buena capacidad de comunicarse entre ellos y tengan claro lo que quieren, el resto del común de los mortales debe hacer un considerable esfuerzo para que sus relaciones funcionen.

La conocida como “crisis de la mediana edad” o “crisis de los cuarenta” ( que también se puede dar a los 30, a los 50, a los 60, así que prácticamente nos pasamos la vida entre crisis y crisis), es la etapa durante la cual el Universo, o al menos eso nos parece, se confabula para poner a prueba nuestra vida en pareja en concreto y nuestra vida en general.

 

Psicoterapia y terapia sexual

Psicoterapia y terapia sexual

Una persona, independientemente de su sexo, que sepa satisfacer no sólo sus propias necesidades sino también las de su compañero/a, tiene muchas posibilidades de pasar la evaluación sobre la vida en pareja con matrícula de honor. Pero cuando uno se centra más en lo que quieren los demás que en lo que quiere o desea para sí mismo, si no tiene intereses más allá de su relación o de su familia, no sólo suspenderá el examen de la vida interior, sino que será una víctima en potencia de la crisis de los cuarenta, de los cincuenta o de cuando sea que llegue.

¿Cuál es la característica más conocida de esta crisis?… Pues precisamente buscar experiencias nuevas y estimulantes con el fin de olvidar el inevitable paso del tiempo, el adiós a la juventud perdida, la inexorable llegada de la vejez y sus achaques, las arrugas, la caída del pelo, la artritis, la temida menopausia, la flaccidez y los problemas de próstata.

Está más que comprobado que muchos matrimonios se rompen durante estas crisis. La rutina ha hecho mella en la pareja y es cuando surge una tercera persona, esa con la que intentará llenar el vacío en su vida y con la que se sentirá de nuevo “joven y como en casa”.

Y hay que recordar en este punto que la infidelidad no sólo se refiere al sexo, puede ser también emocional. Mientras el hombre, al menos una gran proporción, separa el aspecto físico del emocional, la mujer, en menor proporción, no lo hace. Esa puede ser la razón por la que la infidelidad masculina se centre primero sólo en el aspecto físico. El sentimiento puede aparecer más tarde, o no aparecer en absoluto.

El caso de la mujer es generalmente distinto. La atracción emocional es la que da lugar a la atracción física. En este caso, el contacto sexual puede suceder o tal vez no suceda nunca. El sentimiento es más importante que el sexo.

Esta diferencia se acentúa cuando, por ejemplo, un hombre ve amenazada su relación de pareja por un “rival”, en ese caso lo que les suele importar no es que su pareja se sienta emocionalmente unida a otra persona, sino el que tenga relaciones sexuales con ella. El “territorio” es sagrado. Él no perdona la infidelidad física ni por asomo.

En el caso de una mujer ante esta misma situación, el hecho de que su pareja se haya acostado con su amante puede hasta perdonarse… siempre y cuando aquel no tenga sentimientos hacia la otra parte. Ella no perdona la infidelidad emocional por nada del mundo.

Y si hay algo curioso es que, una vez cometida la infidelidad, los hombres lamentan más una aventura de tipo sexual, mientras que las mujeres sienten más culpa cuando es de carácter emocional. Justo por las acciones que no perdonarían a sus respectivas parejas.
¡Hay que ver qué complejo es el ser humano!

23

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies