Infidelidades

¿Promete acompañar a su pareja en la pobreza y en la riqueza, en la salud y en la enfermedad, y serle fiel hasta que la muerte los separe?, es la pregunta hecha durante siglos y siglos, desde que está constituida la institución matrimonial.

Infidelidad

Durante toda la eternidad, cada persona jura ser ante todo fiel al gran amor de su vida; antiguamente la mujer no podía pensar si quería o no realizar este juramento, era su obligación, así como también lo era casarse tener hijos y mantenerse sumisa, bajo el yugo de su esposo hasta su muerte. La mujer debía comprender las infidelidades de su esposo eran pasajeras y que el amor y el respeto hacia ella perdurarían por siempre. Contrariamente, la mujer no podía ser infiel, si lo era, se callaba para no ser tachaba como un persona inmoral que no merecía ser digna de su marido.

Afortunadamente los tiempos han cambiado lo suficiente, como para comprender los derechos y deberes de cada persona en una relación amorosa entre una pareja heterosexual u homosexual. Admitir una relación extramarital es más fácil que hace diez o quince años, además es cada vez más común y cada día mas confesada por la mujer.

Una de las principales causas de la infidelidad en la mujer se debe a la insatisfacción o el deseo sexual inhibido. Muchas ocasiones encuentra compañía, vitalidad, romance o un simple affaire para escapar de la rutina en que se convierte una relación lo bastante extensa como para volverse habitual.

Nunca es cuestión del destino o del momento, lo es cuando se da el momento propicio de algo que por tanto tiempo se ha esperado. Una mujer es infiel cuando se lo propone; los momentos apasionados son preparados consciente o inconscientemente, la mujer se arregla el pelo, compra ropa sugestiva y lo bastante sensual para encontrar en su amante la satisfacción que cree perdida con su pareja.

«Infedeltà»: Óleo sobre lienzo de Paolo Veronese, entre 1575 y 1580.

¿Las infidelidades se planean?
Para la mujer un affaire no es pasajero; lo es en el momento de tener relaciones, pero siempre se siembra en la mente de cada cual, la duda de sí sus relaciones son lo suficientemente fuertes como para seguir, o si por el contrario, el affaire afianza de una manera extrema la relación con una pareja estable que ofrece estabilidad, seguridad y pasión. Una infidelidad puede ser el punto de arranque para la transformación de la vida de una mujer si no se había dado cuenta, o simplemente porque no era capaz de hacerlo.

En muchas ocasiones, un affaire atrae a las mujeres por la tentación y los sentimientos prohibidos que giran en torno a él; muchas mujeres y hombres casados son infieles entre sí, para compensar la soledad y el cambio necesario para vivir un matrimonio. En muchas ocasiones los filtreos, las caricias, las miradas se pierden al igual que la pasión en un romance estable; una mujer necesita ser observada, detallada, necesita sentirse importante, y el hombre en muchas ocasiones olvida u omite estos simples detalles necesarios para que una mujer se sienta a gusto con su pareja. Los amantes esporádicos pueden convertirse en la solución para los problemas amorosos de las mujeres que se encuentran oprimidas y enfrascadas en un matrimonio; cualquier condición, ocasión puede ser propicia para morder la fruta prohibida.

Hoy en día el mal llamado sexo débil, está tomando las riendas de las relaciones sexuales; quedaron atrás los años de opresión y sumisión que reprimían los sentimientos que debían ser liberados. Los límites son fijados por mujeres y son precisamente ellas las que deciden ser o no infieles; ellas mismas deben ser capaces de discernir entre la importancia que tiene para su relación el ser infiel o contrarrestar los problemas de su pareja con imaginación y sagacidad; muchas veces la insatisfacción no es culpa del hombre, sino de la misma mujer que no está dispuesta a relajarse y simplemente disfrutar.

9

No hay comentarios

  1. Pingback: Algo raro pasa en nuestra relación 11 Mayo, 2015

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies