Insuficiencia e impotencia sexual

La insuficiencia y la impotencia sexual afecta a millones de personas y los especialistas saben que el trastorno de la erección puede ocurrir a cualquier edad, siendo más común una vez pasada la cincuentena.

Día a día cada vez más hombres buscan ayuda en los médicos especializados y con experiencia, quienes hoy comprenden cada vez mejor la causa de los trastornos sexuales.

Un trastorno en la erección o impotencia deben ser considerados como una señal de alarma del organismo a la que deberíamos prestar atención.

Tratarlo provocando una erección artificial medicamentosa sin averiguar las causas puede resultar muy peligroso, pues enmascara la alerta de una enfermedad.

Analicemos las causas que con mas frecuencia disminuyen el rendimiento sexual o crean una impotencia sexual.

Hipertensión arterial

Cuando la presión arterial supera los 14/8. debe considerarse fuera de lo normal, en particular cuando estos aumentos se mantienen constantes. Las mas afectadas son las arterias de pequeño calibre: por lo tanto, los mas perjudicados son los órganos que requieren de mucha irrigación, como el aparato genital. Asimismo, la asociación de hipertensión con niveles altos de colesterol y triglicéridos provoca el endurecimiento de las arterias.

Diabetes

Es el aumento de la glucemia por encima de los valores normales. En un 60% de estos casos se producen dificultades sexuales debido a los trastornos circulatorios y del sistema nervioso periférico del área genital.

La obesidad, que en algunos casos esta asociada a la diabetes y a un aumento de las grasas en sangre, es un factor clave en el funcionamiento sexual.

Causas genitourinarias – Próstata

La mayoría de las enfermedades urinarias agudas o crónicas tienen su origen en la uretra posterior y en la próstata, generando trastornos sexuales que pueden ser permanentes. Existen muchos factores causantes de inflamación prostática o de hipertrofia: predisposición hereditaria, edad, abstinencia, masturbación, medicamentos, hemorroides, alimentación inadecuada, alcohol, coito interruptus, etc… La próstata es una glándula sexual, y su alteración modifica la respuesta sexual.

Otras causas de la impotencia sexual

Insuficiencia coronaria, infarto de miocardio, insuficiencia pulmonar, arteriosclerosis, abstinencia, prolongada, alcoholismo, estrés, tabaco, enfermedades endocrinas, causas medicamentosas (gran cantidad de medicamentos pueden ser el origen de una disfunción sexual).

Encarar un tratamiento de la insuficiencia o impotencia sexual, recurriendo a inyecciones vasodilatadoras locales o en los cuerpos cavernosos crea riesgos inmediatos y crónicos, además de una dependencia a un tratamiento que no toma en cuenta los síntomas de alerta.

El médico debería encontrar la solución del problema buscando las causas y tratándolas.

Problemas de impotencia sexual

Problemas de impotencia sexual

El enfoque Terapeutico de la Insuficiencia Sexual e Impotencia

Últimamente han aparecido diferentes propuestas terapéuticas para encarar la solución de los trastornos en la erección y la impotencia sexual, creando confusión en los pacientes.

Conviene aclarar los alcances, indicaciones, efectos secundarios y riesgos de estas propuestas.

Bomba al vacío: resultados pobres, de uso incomodo y riesgo de rupturas capilares.

Inyecciones vasodilatadoras en los cuerpos cavernosos del pene: provoca una erección involuntaria casi inmediata que puede durar 1 hora o mas, con riesgo de priapismo (erección irreductible), que coloca al paciente frente a una emergencia.
Riesgos de daños crónicos en el tejido cavernoso.
Dependencia de un tratamiento que no considera las causas.

Vasodilatadores intrauretrales: de acción incierta, molestias uretrales.

Sildenafil: medicación que ha permitido mejorar el pronostico de numerosos casos de trastornos eréctiles e impotencia.
Indicada adecuadamente por el médico, es una terapia eficaz.

Implantes quirúrgicos: cirugía reservada para casos severos e irreversibles de impotencia que no responden a ninguna otra terapéutica.

El enfoque terapéutico correcto

La forma racional de tratamiento de una disfunción sexual no escapa a las reglas de la medicina: buscar las causas y tratarlas.

Cuando la terapéutica esta destinada solo a la sintomatología, fracasa; por ello es importante conocer las causas mas frecuentes de la insuficiencia sexual e impotencia.

Aún teniendo a mano excelentes medicaciones o aquellas por aparecer en un futuro, es indispensable que el médico confeccione una exhaustiva historia clínica del paciente, basada en un interrogatorio que incluya sus hábitos, medicaciones que toma habitualmente y estudios complementarios necesarios para aclarar la causa del trastorno y poder determinar el tratamiento más conveniente a seguir.

Entre las enfermedades responsables de la impotencia sexual y los trastornos eréctiles, podemos enumerar: diabetes, hipertensión, infarto de miocardio, arteriosclerosis, trastornos glandulares, obesidad, y enfermedades coronarias, pulmonares crónicas, hematológicas y neurológicas.

También las infecciones urológicas y sus secuelas, ciertas medicaciones y tóxicos como alcohol, tabaco y drogas son el origen de severas dificultades sexuales.
Las enfermedades del aparato urinario, sus secuelas, así como las enfermedades de la próstata, originan frecuentemente dificultades sexuales e impotencia sexual.

12

No hay comentarios

  1. Pingback: Como estimular testosterona de manera sana 19 Febrero, 2015

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.