¿La alimentación puede influir en la fertilidad?

La fertilidad depende de varios factores, pero, sobre todo, de la buena salud de la pareja. Por eso, mantener una alimentación adecuada y unos buenos hábitos de vida son esenciales para quien sueña con tener un hijo. Algunos ejemplos de una alimentación saludable con el objetivo de mejorar la fertilidad son:

El consumo de vegetales de color verde oscuro mejora la condición hormonal de la mujer para el interés sexual, por liberar sustancias como la serotonina, un facilitador de la fertilidad.

La soja tiene acción en la producción de estrógeno y podría influir en la ovulación femenina.

Alimentos de origen animal, como el huevo, son recomendados para asegurar el aporte de proteínas y vitaminas del complejo B, que estimulan la fertilidad.

Tener un hijo requiere muchos planes para el matrimonio: es la escuela, natación, ballet, fútbol… Pero, antes de pensar en el nacimiento del niño, es necesario que los padres estén sanos y preparados para generar un hijo fuerte y listo para crecer. Por eso, asociar nuestros hábitos alimentarios como una potencial fuente de fertilidad no es ningún absurdo, por el contrario, seguir una dieta adecuada y rica en nutrientes es esencial para dar, al menos, un empujón extra a los futuros papás y futuras mamás.

A pesar de que todavía no hay una evidencia científica sobre la influencia de la alimentación en la fertilidad humana, ya que varios factores pueden actuar en este aspecto, muchos nutriólogos y médicos concuerdan en que llevar una alimentación saludable facilita en gran medida el poder concebir.

La alimentación saludable asociada a la práctica de ejercicios físicos regulares, previene, por ejemplo, la obesidad, que a su vez influye en la composición hormonal del cuerpo humano. La resistencia a la insulina, dislipemias y diabetes también son factores relacionados a la fertilidad, pudiendo ralentizar el metabolismo y, así, dificultar la fecundación.

Alimentación y fertilidad

Alimentación y fertilidad

Las vitaminas pueden ser grandes fuentes de fertilidad

La ingesta de alimentos fuentes de vitamina C y E, como verduras de color verde oscuro (col rizada, espinacas, etc.), frutas ácidas, cereales y aceites vegetales, promueven una mejora en la salud combatiendo los radicales libres, causantes de enfermedades y retardos metabólicos. Con la ingesta de vegetales de color verde oscuro y por supuesto, la actividad física en la rutina de la mujer, mejora su condición hormonal para el interés sexual por liberar diversas hormonas facilitadores de la fertilidad, como la serotonina, por ejemplo.

Ya que los alimentos de origen animal como la carne y los huevos son recomendados para asegurar el aporte de proteínas y vitaminas del complejo B, especialmente la B12; ejercen un papel importante en el estado nutricional, así como de algunos oligoelementos, o microminerales, como el zinc y el selenio. La soja, por ejemplo, tiene acción en la producción de estrógeno y podría influir en la ovulación femenina.

Hábitos de vida: Al adoptar hábitos saludables como la ingesta de frutas y verduras naturales en la dieta, practicar actividad física y evitar el consumo de tabaco y alcohol, con toda seguridad se logrará un estado de salud óptimo, pudiendo facilitar el proceso de concepción.

12

No hay comentarios

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.