La eyaculación precoz

La eyaculación precoz es el nombre que se da a la eyaculación que se produce anticipadamente durante el coito. Aun cuando no hay mucha información científica acerca de la duración ideal de una relación sexual, se habla de eyaculación precoz cuando ésta ocurre antes o inmediatamente después de la penetración, de hecho se produce antes de lo que desearía el individuo y su pareja. La característica fundamental de la eyaculación precoz es que el hombre carece de un control voluntario adecuado sobre su eyaculación, con el resultado de que llega al clímax antes de tiempo. En la mayoría de los casos es una fuente de frustración y aflicción, y puede a veces afectar no sólo la vida sexual de la pareja, sino todos los otros aspectos de la relación.

Los hombres que no padecen esta disfunción ejercen el control de su eyaculación de manera natural, relajados, y esto les permite sentir intenso placer. Los afectados, en cambio, luchan interiormente para resistirse a la eyaculación con enorme esfuerzo, y por eso se tensan y no disfrutan.

La eyaculación precoz es ese espasmo sin control y prematuro que se produce con una mínima estimulación sexual. Imposibilita seguir con el acto sexual, el cual no se satisface así mismo, ni a la pareja. Nos podemos encontrar con dos tipos: la primera, cuando ha acompañado al hombre a lo largo de su sexualidad. La segunda aparece relacionada con la difusión eréctil. La falta de aprendizaje del control eyaculatorio puede ser la causa principal. Ya que el hombre aprende a eyacular sin apenas estimulación sexual, el cual transforma en un hábito que ha practicado siempre. 

Es difícil abandonar la eyaculación precoz

Muchos hombres tienen miedo de entablar una conversación de este tipo. Ya sea con su familia, pareja o su médico. Los factores psicológicos de la eyaculación precoz, la tensión y el nerviosismo pueden provocar que el hombre eyacule. Ya sea por un nuevo encuentro sexual o por haber fallado en casos anteriores. Provoca en el hombre un estado de ansiedad, por ese miedo de volver a fallar y esto lo inducirá a eyacular de forma precoz nuevamente y desde luego, entra en un círculo vicioso. Todos estos factores psicológicos no ayudan a la ansiedad provocada en el hombre. Lo primero que debe hacer es deshacerse de todos aquellos pensamientos que no le ayude a tener una tranquilidad emocional a la hora del acto sexual.

Cuando el problema no es psicológico sino físico

Podemos encontrarnos con un problema bastante importante a la hora de hablar de los problemas físicos del hombre. Todos en el momento de tener una buena eyaculación. La hipersensibilidad, por ejemplo, que es cuando el hombre posee una glande hipersensible. Esto hace que sienta más de lo normal y por lo tanto eyacula al menor contacto. Para este problema como lo es la eyaculación precoz, podemos buscar a un especialista en el cual el diagnostico puede incluir una historia clínica y sexual detallada. También, una ecografía y para descartar un estudio de los conductos nerviosos.

La gravedad de este problema

Depende en parte de donde se desarrolle, pues hay hombres que lo experimentan a los 2 minutos de la penetración, sin embargo, casos más graves apuntan a la eyaculación previa a la penetración en la pareja, lo que hace que en este caso concluya el acto sexual de manera inmediata y en tal caso satisfactoria. Hay que entender que el tema de la eyaculación precoz es bastante importante ya que es uno de los problemas de reproducción en el hombre, bastante conocido a nivel mundial, lo padece hasta el 40% de la población masculina, el cual ocasiona diferentes emocionas negativos y poco favorables que van desde la preocupación hasta la desesperación.

Hablamos de eyaculación precoz

Hablamos de eyaculación precoz

Causas de la eyaculación precoz

Las causas son muchas, estas pueden tener un origen psicológico, físico, relacionada a la edad del individuo o su experiencia sexual, etc.

Este trastorno se da con más frecuencia en adolescentes, adultos jóvenes o sexualmente inexpertos y puede intensificarse si existe el sentimiento de que la relación sexual es pecaminosa. El miedo asociado a los desconocido o a la posibilidad ser descubiertos o vistos, miedo a provocar un embarazo o a contraer una enfermedad de transmisión sexual, así como la ansiedad acerca de la capacidad para realizar la relación pueden ser factores contribuyentes. En otros casos es simplemente que no han aprendido a controlar sus cuerpos adecuadamente al momento de la excitación sexual.

Generalmente este problema no ocurre en el seno de parejas que se conocen bien, cuyos miembros sienten comodidad entre sí y mantienen un buen vínculo sexual.

Cuando la causa de la eyaculación precoz es psicológica, el afectado suele tener una ansiedad desmedida o una condición psicológica grave como el ser obsesivos-compulsivos. A menudo está tan preocupado por satisfacer a la mujer y por su desempeño en la cama que no entra en contacto con sus sentimientos ni con su cuerpo. Se puede identificar a este tipo de persona por sus conductas: suele ser una persona que come muy rápido, que es muy ansiosa, a quien le transpiran las manos y que no sabe darse tiempo para nada.

Esta ansiedad puede conducirlo a un círculo vicioso de miedo al fracaso, al propio fracaso y mayor ansiedad. Las conductas defensivas que este problema dispara en los hombres cuya autoestima no es suficientemente sólida puede llegar a ser más perjudicial para sus relaciones con las mujeres que la propia afección.

Entre otras de las razones detrás de la inhabilidad de durar se encuentran los hombres que eyaculan demasiado rápido debido a un reflejo innato o una predisposición innata del sistema nervioso. A veces también puede ser un efecto secundario de algún medicamento -aunque sean pastillas para el refrío. El estrés al momento del sexo, o con una relación también puede hacer que un hombre llegue al clímax demasiado rápido. También, en muchos casos la eyaculación precoz es causada por algún otro padecimiento o problema físico, como una infección de la próstata o del tracto urinario.

En general, el examen físico no revela usualmente anormalidades que se puedan asociar con el trastorno. La entrevista con la persona o la pareja puede resultar una mejor fuente de información.

La eyaculación precoz es un problema sexual

La eyaculación precoz es un problema sexual

Las personas afectadas por la eyaculación precoz

Es un problema que tiene que ver con el pene y que afecta a quien la padece como a su pareja, la eyaculación precoz tiende a destruir la relación en pareja de la persona que la posee. Tienden a fracasar en su vida amorosa, siendo imposible la felicidad en el matrimonio. Imagínate una vida en pareja sin una buena vida sexual que lo complemente. La eyaculación precoz resulta igual de incomoda y desagradable en la situación en donde haga presencia.

Hay estudios que aseguran que todos los hombres han sufrido de eyaculación precoz alguna vez en la vida, aunque no se manifieste de manera similar en todos, ya sea en la adolescencia o en la edad adulta, es simplemente producto de la excitación descontrolada, estrés o una mala alimentación. El estrés es culpable por lo menos del 60% de los casos de la eyaculación anticipada y no solo esto, hay infinidades de problemas sexuales que solo pueden ser percibidos al momento de estar en contacto con la pareja

El orgasmo masculino y la eyaculación precoz

El orgasmo del hombre consta de dos fases: la emisión y la eyaculación. La emisión es una breve contracción de los músculos de los órganos reproductores masculinos, que expulsan el semen almacenado en las vesículas seminales y lo conducen hasta un pequeño depósito en la base del pene. Una vez allí, el semen está listo para ser expulsado; entonces el hombre percibe una sensación interna particular conocida como “inevitabilidad eyaculatoria”, que es la señal de que el mecanismo de descarga ya se ha disparado y no puede detenerse. La emisión va seguida de la eyaculación.

La eyaculación, al igual que otras funciones del cuerpo como la orina, el habla o la motricidad, se encuentra normalmente bajo control voluntario. Como no se nace sabiendo controlar ninguna de estas funciones, el tratamiento más frecuente para la eyaculación precoz apunta a enseñar a percibir el instante de la inevitabilidad eyaculatoria y poder controlarla.

Millones de hombres sufren de este problema tan común, pero son pocos los que lo admiten. En la actualidad, la eyaculación precoz es el problema sexual masculino más común. Un hombre experimenta el problema de eyaculación precoz al menos una vez en su vida. A pesar de la frecuencia con la que ocurre, el problema es relativamente ignorado, especialmente en comparación con la disfunción eréctil (DE), que ha sido ampliamente investigada y discutida. Afortunadamente últimamente se le ha dado más importancia y se han realizado investigaciones recientes al respecto, y se ha descubierto que se puede hacer mucho para ayudar a los hombres que tienen este problema a mejorar su vida sexual mediante tratamiento psicológico y médico.

Solucionando el problema de eyaculación precoz

Es muy importante que el tema se maneje con un profesional, quien podrá explicarles por qué ocurre la eyaculación precoz, darles tranquilidad y aportarles técnicas útiles. Si existen factores de pareja o psicológicos relevantes se aconseja una consulta psicológica.

Afortunadamente, los tratamientos para la eyaculación precoz han mejorado ampliamente en los últimos años. Antes sólo se contaba con técnicas de conducta, es decir métodos físicos como la técnica de “apretar” -que consiste en que la pareja aprieta la punta del pene cuando el hombre está a punto de tener un orgasmo- que tiene poca efectividad. Otro es el método de parar y volver a empezar, que tiene mejores resultados si se combina con otras técnicas y medicamentos.

Cuando la causa es un problema físico, puede ser solucionado rápidamente. Muchas veces la eyaculación precoz es causada por algún otro padecimiento. Pacientes con problemas de eyaculación precoz terminaron sus problemas al recibir tratamiento médico para curar sus infecciones de próstata. Otros médicos resuelven el problema con antidepresivos, ya que uno de los efectos secundarios de estos medicamentos es balancear el problema: en algunos casos pueden bloquear la eyaculación. Un hombre puede tomar un antidepresivo 12 horas antes de tener relaciones sexuales. Ni siquiera tiene que tomarlo continuamente. sin embargo, este tratamiento no da resultado en todos los casos.

Si un antidepresivo no funciona, existen otros métodos. Los preservativos pueden ayudar, ya que aminoran la sensibilidad. También se puede usar gel de lidocaína, un anestésico local que se vende bajo prescripción médica, para anestesiar la piel del pene, pero también puede anestesiar a la pareja y acabar con la emoción del momento.

Si un hombre se concentra demasiado en las reacciones de su pareja -por ende ignorando las suyas propias- se recomienda entrenarse en estar consciente de su sensualidad, para mantenerse en control de su excitación y durar más. Olvídate del viejo método de “pensar en fútbol”, esto funciona mejor.

Una pareja comprensiva también puede aminorar el trauma, ya que pensar en un episodio anterior de sexo demasiado rápido puede causarle ansiedad al hombre otra vez, creando un círculo vicioso. La forma de hacerlo sentir mejor es no darle mucha importancia, y tratarlo con ternura. El lo agradecerá.

14

No Responses

  1. Pingback: Como ser donante de semen 9 marzo, 2015
  2. Pingback: El mito del orgasmo simultáneo 18 noviembre, 2016
  3. Pingback: Sexo tántrico, algo más que sexo 24 noviembre, 2016

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies