La fertilidad y la alimentación

Actualmente la infertilidad alcanza de 8 a 15% de las parejas que desean tener un hijo. Uno de los motivos es la mala calidad del semen, en el cual el estilo de vida y la dieta sean señalados como un factor importante.

Otro motivo muy frecuente se vincula con las dificultades ovulatorias, que, aunque indirectamente, mantienen una relación directa con la alimentación.

De acuerdo con investigaciones realizadas con animales y humanos, la ingesta de antioxidantes como la vitamina C y E, el beta caroteno y minerales como el folato y el zinc; ha demostrado ser importante para la calidad del semen. Mientras que el consumo de grasas trans está relacionado con el aumento del riesgo de infertilidad.

La obesidad y el sobrepeso generan un buen número de consecuencias negativas para la salud del organismo, incluidos los trastornos reproductivos. Hay una cantidad significativa de mujeres obesas infértiles. En este caso, la reducción de peso y el cambio de hábitos alimenticios pueden ayudar en la solución del problema.

Las mujeres con sobrepeso deben perder de 5% a 10% del peso para aumentar sus posibilidades de embarazo. Estar en el rango de 20 a 24 del IMC (Índice de Masa Corporal) es favorable para quedar embarazada.

La grasa trans se encuentra relacionada con un aumento de 73% de riesgo de infertilidad, esto vale también para un alto índice glucémico de los alimentos, lo que, como otros factores que hemos mencionado, debe de tomarse en cuenta para disminuir el porcentaje de riesgo de infertilidad; tanto en hombres como en mujeres. Por eso, al comprar productos industrializados, siempre debemos de seleccionar aquellos con la leyenda “libre de trans”. El mercado está cambiando esta grasa por aceite de palma o por otros elementos que sustituyen este tipo de grasas que resultan sumamente perjudiciales para nuestra salud.

¿Cómo debe ser una alimentación equilibrada para conseguir el embarazo?

Una alimentación equilibrada, con frutas, verduras, hortalizas, y con una correcta variación de los alimentos, deberá de tener presente elementos como los antioxidades, la vitamina C, E, el beta caroteno y los minerales citados.

Podemos mencionar, además, las grasas buenas y el ácido fólico a favor de la fertilidad. Estos pueden encontrarse en alimentos como: el aceite de oliva, aceite de canola, el salmón, la sardina, el lino y las almendras. Estas grasas facilitan la penetración del espermatozoide y la salida del embrión, que va a implantarse en el útero.

El ácido fólico es importante desde la fecundación hasta el final de la gestación, ya que ayuda en la formación del sistema nervioso del feto. Además, es eficaz en el mantenimiento del embarazo, principalmente en los tres primeros meses, cuando el riesgo de aborto natural es mayor. Soja, hígado, vegetales verdes oscuros (espinaca, berros) y levadura de cerveza también son buenas fuentes de ácido fólico.

Hablamos sobre fertilidad y alimentación

Hablamos sobre fertilidad y alimentación

Otros consejos importantes sobre fertilidad y alimentación

  • Reducir la ingesta de azúcar y carbohidratos refinados, como dulces, pan blanco, patatas, refrescos, etc.
  • Reducir la ingesta de grasa animal (manteca, crema de leche, manteca de cerdo, tocino, etc.).
  • Consumir alimentos fuentes de fibra, incluyendo granos, frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Practicar ejercicio regularmente.
1

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies