La intimidad femenina

La parte femenina de una mujer es muy delicada y es sumamente importante mantener una higiene personal adecuada. Ha de intentar mantener esa parte protegida de todo tipo de bacterias e infecciones. La intimidad femenina puede ser un poco delicada por el simple hecho de que la vagina posee partes que son ultra sensible. El clítoris es un ejemplo muy bueno, ya que a la hora de la intimidad, es la parte de la mujer exclusivamente para el placer.

La higiene personal en la intimidad femenina

Existen algunos productos que ayudan a que una mujer pueda mantener una higiene saludable en su parte intima femenina. Uno de estos productos son los jabones líquidos que son hechos exclusivamente para la parte íntima de la mujer. Ayudan a deshacernos de las bacterias que pueden llegar a provocar infecciones, piquiña e hinchazón. Las cremas intimas para el cuidado externo de la piel, esa que ayudan a mantener la piel hidratada. En otras ocasiones, nos ayudan a limpiar esas manchas oscuras que se crean en la parte intima de la piel. Éstas pueden ser causadas por el rose de la ropa interior, los jeans, etc.

Intimidad femenina: La parte sexual

Sabemos que cada mujer es distinta y que a la hora de la intimidad femenina algunas prefieren el sexo casual, el sexo un poco agresivo, y algunas, el sexo con juguetes eróticos. A medida que el acto se va consolidando y nuestro cuerpo va reaccionando, nos damos cuenta sí es placentero. Asimismo, llega un punto en donde se siente ardor o dolor.

Debemos saber que es una parte sensible y que por mucho que nos guste y si en algún momento estamos maltratando nuestra parte intima, debemos parar. Y es que podemos encontrarnos con consecuencias irreversibles

El 43% de las mujeres sufren de algún trastorno sexual. Muchas mujeres no conocen la realidad o la ignoran, es muy importante prestar atención a estos trastornos. Uno de los trastornos más conocido es el vaginismo, en donde la mujer siente un dolor agudo o un ardor profundo. Este trastorno puede empezar porque la mujer haya sentido dolor en el acto sexual y no le prestó la atención que debía. Al no prestarle mucha atención, esto puede ir sucediendo nuevamente, y al no tratarlo, puede llegar a empeorar.

Sobre la intimidad femenina

Sobre la intimidad femenina

Contracción involuntaria de los músculos genitales femeninos

La prevalencia de las disfunciones sexuales en la intimidad femenina es más común que en la población masculina. Hay una encuesta que logró ir más allá con respecto a qué tipo de trastornos sexuales eran más comunes dentro de la población femenina. El resultado fue de 21% las mujeres dentro de los 18 y 29 años de edad afirman sufrir de algún tipo de dolor durante la relación sexual. El 27% habla de experiencias poco placenteras, en este caso, hay que resaltar si han sido por problemas psicológicos. Estos, muchas veces, terminan afectando físicamente a la mujer al momento del acto.

El problema de la contracción de músculos y solo en algunos casos, se puede ocasionar cuando la mujer no se conoce muy bien físicamente. Es decir, no sabe qué es lo que causa placer. En ocasiones cuando la vagina no se dilata bien puede causarle dolor a la mujer al momento de penetración. Y si no hay mucho fluido ocasionan que verdaderamente haya contracción involuntaria. Conocerse bien es parte fundamental del acto sexual, ya que si no, no podrás disfrutar verdaderamente de él. Hay que recordar que la intimidad sexual femenina debe ser respetada. Que si una mujer no está preparada para el acto, no se le puede obligar. Y es que por obvias razones, sería muy poco placentero para ella.

6

No hay comentarios

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.