La mentira de los dos orgasmos femeninos

A principios de siglo pasado el eminente fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, postuló la existencia de dos tipos de orgasmos, el clitoridiano y el vaginal. Esta propuesta era congruente con muchos de los postulados de esta teoría psicológica y, si bien es cierto que en la actualidad no podría concebirse la psicología sin el antecedente del psicoanálisis, como dicen algunos: las teorías psicológicas pueden estar a favor o en contra del psicoanálisis, pero nunca sin él.

Ha llovido mucho desde esa época y entre otros sucesos nació a mediados del siglo pasado una nueva ciencia dedicada al estudio específico de la sexualidad humana, encabezada por Alfred Kinsey desde la visión social y por William Masters y Virginia Johnson desde la fisiología sexual en mujeres y varones.

Estos últimos estudios nos permitieron conocer con gran detalle el funcionamiento fisiológico de lo que nos sucede a mujeres y hombres cuando tenemos un estímulo sexual efectivo, tanto en la dimensión local de los órganos sexuales como en la totalidad del organismo.

Basados en los estudios Masters y Johnson así como en desarrollos actuales de la fisiología sexual sabemos que la respuesta orgásmica en la mujer es única, independientemente de la cual sea el estímulo que la provoca fisiológicamente. El orgasmo es una serie de contracciones musculares que se suceden cada 8 décimas de segundo, de mayor intensidad la primera y sucesivamente siendo de menor intensidad las subsecuentes. Estas contracciones son liberadoras de la congestión que se generó en la excitación. La dimensión subjetiva, lo que las personas sienten y describen, es en contraste enormemente variable para cada persona. Esta respuesta se obtiene tanto por la estimulación del clítoris como por ciertas zonas de la vagina, por estimulaciones de otras partes del cuerpo o incluso por la fantasía.

Otro factor que conocemos en la actualidad es que las zonas más sensibles en las mujeres son el clítoris y la vagina, cuya zona más sensible a los estímulos es la cara anterior (la que cae hacia el abdomen), mientras que las otras zonas son notablemente menos sensibles.

Imagen orgasmo femenino

Imagen orgasmo femenino

De lo anterior podemos deducir que probablemente una de las formas menos efectivas que pueden existir para que una mujer logre el orgasmo es mediante la penetración del pene. Esto es debido a que al penetrar el pene no estimula el clítoris ni tampoco la cara anterior de la vagina. De lo anterior desprende el hecho de que muchas mujeres no logran la satisfacción orgásmica por la penetración aunque sí la logran, y la mayor parte de las veces muy intensa, por la estimulación adecuada del clítoris. También es cierto que muchas mujeres disfrutan enormemente de la penetración vaginal, aunque no se desencadene por este método el orgasmo.

De lo anterior comprendemos que muchas mujeres sólo logran el orgasmo cuando ellas se estimulan, sobre todo si sus parejas no son sensibles a sus necesidades y sólo van de manera muy directa a la penetración.

Esta situación hace que en la práctica clínica de la sexología no sea raro que se nos consulte porque una mujer se siente disfuncional al no lograr el orgasmo por la penetración. Nada mas alejado de una disfuncionalidad que esta situación.

Lo importante en una relación sexual, además del vínculo, la cercanía, la comunicación y las caricias adecuadas es el logro del orgasmo, independientemente de cual sea la caricia que lo origina.

De lo anterior se desprende la conclusión de que no existe un mejor o peor orgasmo ni que uno sea expresión de una mayor o menor madurez.

Las ideas y conceptos del psicoanálisis, que sin duda revolucionaron el siglo XX, en materia específica de la sexología hoy en día sabemos bien que no son una realidad en cuanto al conocimiento actual.

Otra falacia muy generalizada y que genera muchos problemas en algunas parejas es la búsqueda del orgasmo simultáneo; nada más difícil que eso y hemos visto a muchísimas parejas sufrir disfunciones por la fútil búsqueda de esta simultaneidad.

Lo más importante es la comunicación en la pareja y el logro del orgasmo liberador independientemente de cual sea el primero o de cual sea la forma de estimular para su obtención.

22

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies