Maternidad tardía

Cada vez más mujeres postergan la maternidad en pos de sus trabajos o por un sinfín de razones. Más aún ahora, cuando los riesgos de embarazarse pasados los 37 años se han minimizado. Así, las mujeres que tomaron opciones distintas a formar una familia y lamentan perderse la experiencia, hoy pueden pensarlo de nuevo.

Hace 40 o 50 años atrás, sólo un 20% de las madres primerizas superaban los 30 años. Este porcentaje fue creciendo, y en los años 80 de cada 100 mujeres que quedaban esperando un hijo por primera vez, 50 tenían más de 30 años

Esto se explica porque las mujeres empezaron a competir en un mercado laboral dominado por hombres, y también por los avances de la ciencia, que mejoraron no sólo la longevidad del ser humano, sino también la calidad de vida. Las mujeres empezaron a creer en que nada malo ocurriría por embarazarse pasada cierta edad o que, si pasaba algún contratiempo, existían los tratamientos oportunos y eran eficaces.

La verdad es que la edad biológica de la maternidad se ha dilatado hasta la menopausia. Una mujer mayor de 35 años, físicamente sana, sin historial de infertilidad o aborto, tiene iguales posibilidades de concebir un niño sano que una mujer 20 años más joven.

Pero en la otra cara de la moneda, también es verdad que las mujeres jóvenes cuentan con otras ventajas más allá del factor médico. Primero, muchas tienen a su propia madre y amigas que la ayudan en las primeras semanas. Por el contrario, entre mayores son las madres, más solas se las deja en la tarea de ser mamá por primera vez. Las amigas tienen demasiadas responsanbilidades como para ocuparse de otra más o vienen saliendo de la maternidad, y quieren tiempo para ellas mismos, sin ataduras.

Maternidad tardía

Maternidad tardía

Ya en el factor médico, es sabido que las probabilidades de tener un hijo con Síndrome de Down son 9 veces mayores en una mujer de 40 años que en una de 30. Pero esto, si se le mira el lado positivo, significa que una mujer de 45 años tiene 97% de probabilidad de dar a luz un niño normal. Por otra parte, dejar de tener hijos a corta edad, o no tenerlos, aumenta las posibilidades de padecer cáncer de útero. Y las mujeres que son madres entre los 35 y los 39 años tienen la mitad de probabilidades de sufrir cáncer de endometrio.

Una investigación reveló que el 50% los padres que tuvieron niños a los 20 años habrían preferido esperar un poco más antes de tener hijos. Los que empezaron a formar su familia pasados los los 30 ó 40 años, unánimemente creían haber tomado la decisión en el momento adecuado.

La maternidad, ya sea en la juventud o en la madurez, tiene pros y contras. Cuando joven hay ventajas y contratiempos que no existen pasados los 35 años, pero que se compensan con otras ventajas y otros contratiempos. Lo que está claro es que ser madre es una responsabilidad tremenda, y como tal, requiere de madurez emocional. Claro está que esto no tiene necesariamente que ver con la edad de la persona, pero sí es probable que una mujer mayor se sienta más segura de sí misa y con menos conflictos internos. Esto no es una regla y, de cualquier modo, la experiencia de tener un hijo y verlo crecer es increíble a cualquier edad, más aun si la decisión fue tomada en pareja y pensando simplemente en hacer feliz a una nueva vida.

9

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies