Mitos y verdades sobre el sexo anal que usted necesita saber

Si entre tantas cosas, usted cree que no es necesario el condón en el sexo anal porque no corre el riesgo de quedar embarazada, está muy equivocada.

Mito: El sexo anal va a salvar su relación

Muchas parejas creen que el sexo anal es la solución ante una vida sexual pausada y/o monótona. Y pasa que existen diversas maneras de darle vida a una relación, en caso de que alguno de ambos no disfruten de esta modalidad. El cuerpo es un amplio lugar para explorar, y está diseñado para disfrutar cada paso de esa exploración.

Mito: Usted no tiene que utilizar condón

A raíz del alto nivel de desinformación, muchas personas creen que si no hay riesgo de embarazo, no existen más riesgos. Esto es totalmente falso, pues la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual son contagiadas también a través del ano (clamidia, gonorrea, hepatitis y el VIH).

Mito: Luego del sexo anal, él no va a querer otra cosa

Posiblemente, usted se encuentre con un fanático del sexo anal. Sin embargo, los hombres suelen encontrar muchísimo placer mediante la penetración vaginal y no es tan sencillo dejarla atrás. También, puede optar por comunicarse con su pareja y comentarle sobre las infinitas opciones para experimentar y encontrar placer.

Mito: el ano no volverá a tener su tamaño normal

La práctica saludable del sexo anal no trae ningún riesgo en este sentido. A pesar de tener la percepción de un cambio de tamaño, esta sensación es netamente algo psicológico que ocurre cuando las personas se encuentran en su más puro estado de relajación, es decir, cuando usted no está tensa, el ano se abre con mayor facilidad.

Mito: siempre es sucio

Este probablemente es el mayor de todos los mitos con respecto a esta práctica, pues el ano y la parte baja del recto tienen siempre pequeñas partículas de materia fecal que no son suficientemente potentes para provocar un accidente. Sin embargo, esto no significa que se puede pasar del sexo anal al sexo vaginal sin ningún tipo de limpieza, y menos sin cambiar el condón, pues las bacterias del recto pueden migrar a la vagina y desencadenar infecciones incómodas.

Mito: si le dolía, siempre le va a doler

Si al probar por primera vez, sintió algún tipo de dolor, lo más lógico es retirarse y suspender la práctica. Sin embargo, mucho de ese dolor está relacionado a la tensión, la prisa y la falta de lubricante. Si usted desea mucho realizar esta práctica, ármese de paciencia, relajación, un buen lubricante y optar por intentarlo en un día especial cuando el ambiente y usted estén relajados.

9

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies