Orgasmo masculino

Para muchos, lo más importante es llegar al orgasmo, al clímax final, sentir el máximo de placer y terminar la faena de la mejor manera. Pero son muy pocos los que se conocen a si mismos por lo que llegar a sentirlo puede ser todo un complique.

Los hombres a menudo no suelen plantearse interrogantes en torno a su respuesta sexual, porque conciben el orgasmo y la eyaculación como una respuesta única, no como procesos diferentes. Sin Embargo investigaciones en los últimos años han demostrado que son procesos independientes aun cuando suelen ocurrir en forma simultanea en él.

La eyaculación es una manera de manifestar el orgasmo pero este va más allá de una simple manifestación física. Es todo un torrente de energías que acumuladas durante el proceso erótico y de excitación suelen dejar sin respiración, pasmando hasta el último músculo del cuerpo que de todas maneras se hace visible con la eyaculación del semen, a diferencia del orgasmo femenino.

El orgasmo es el máximo placer de satisfacción sexual a nivel genital que pueden llegar a experimentar las personas, en este caso el hombre, que es en realidad a quien con mayor frecuencia se le facilita llegar a él, (alrededor de 3 y 5 minutos). Se caracteriza por espasmos musculares en el pene, lo que fuerza al semen hacia fuera, en dado caso, si el hombre ha eyaculado en ocasiones anteriores podría experimentar un orgasmo “seco”, con las mismas contracciones musculares placenteras pero sin eyaculación.

Orgasmo masculino

Orgasmo masculino

Características físicas del orgasmo masculino


El hombre puede sentir las contracciones musculares cuando el orgasmo ocurre durante el coito
. A diferencia del hombre, la mujer no eyacula porque no tiene semen. Sin embargo, las mujeres experimentan una sensación similar por una descarga fuerte de secreción de las paredes de la vagina.

Después del orgasmo, los hombres se sienten típicamente saciados y no buscan continuar el contacto genital. Sin embargo, las mujeres pueden más fácilmente que el hombre entrar a un nuevo proceso erótico inmediatamente después de un orgasmo para llegar a otro orgasmo.

Por esto se dice que la mujer es “multiorgásmica” (puede tener varios orgasmos seguidos antes de que sienta una disminución en el interés de continuar con la estimulación genital).

Esa capacidad de múltiples orgasmos en la mujer es la razón por la que se aconseja a las parejas que busquen primero el orgasmo de la mujer a través de la manipulación del clítoris. Así es más posible que tanto el hombre como la mujer puedan llegar al orgasmo durante el coito.

La estimulación necesaria para que el hombre sienta excitación es relativa, puede ser visual, física, y el tiempo que le toma para llegar a un orgasmo no es mucho. El hombre no podrá ser nunca multiorgásmico como la mujer pero si puede explorar diferentes caminos para disfrutar más de su sexualidad.

La comunicación con la pareja hace parte fundamental de una buena relación sexual en la que ambos deben experimentar el verdadero deseo y el gran placer de la pasión que a la larga genera los mismos sentimientos. ¡y qué viva el sexo!…

7

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.