Parafilias, fantasías sexuales a la carta

Las parafilias tratan de una intensa aparición de fantasías sexuales o conductas que contienen a objetos o animales, niños o adultos. Estos dan su consentimiento de satisfacción al producir dolor o sufrimiento a las parejas o a sí mismos. La imaginación, los actos inusuales o extravagantes son necesario para conseguir la excitación sexual. Todas estas son llamadas variaciones o desviaciones sexuales ya que hoy en día es importante no utilizar la palabra perversiones.

Actualmente, se entienden como las conductas sexuales, eróticas que no son comprendidas por la mayoría de las personas. La verdadera naturaleza de la conducta vinculada a la parafilia, se origina en la insistencia e intensidad de las mismas. Estas personas piensan que no pueden realizar otra práctica sino, solo esta. Se trata de algo que genera un problema llamado obsesión. Estas personas necesitan dichas características para excitarse y si no disponen de ella, no funcionan sexualmente.

Se denominan como parafilias aquellas conductas que, en el terreno de la sexualidad, se salen de lo que se considera normal. Por ejemplo, el que un hombre necesita ponerse prendas íntimas femeninas para excitarse o que una mujer necesite mirar a otros mientras hacen el amor para estimular su libido. Así, como puedes ver, la parafilia implica que lo que excita no es el juego sexual en sí, sino una fantasía sexual puesta en práctica. Por cierto, según las estadísticas, este tipo de comportamiento sexual es más habitual en hombres que en mujeres.

En si las parafilias, que surgen y cogen fuerza durante la época de la pubertad, no han de suponer que exista trastorno psicológico alguno mientras se viva una sexualidad sana y se tenga cierto control de uno mismo. Los problemas pueden surgir cuando no existe la más mínima excitación a menos que esté presente el objeto de deseo, lo que puede desembocar en conductas obsesivas y adictivas, o que se necesite llegar a hacer daño a otro o humillarlo de alguna manera, y este no desee prestarse para ello.

Parafilias

Parafilias

Las parafilias más comunes

Los expertos no han hallado ningún tipo de trastornos psicológicos o cambios orgánicos que puedan brindar una explicación sobre el origen de la práctica.  Hay unas parafilias más usuales o comunes que se pueden mencionar como la asfixiofilia (estrangulamiento erótico). Asimismo, está el bestialismo (participación de un animal), el fetichismo (empleo de objetos o partes corporales en el acto), el masoquismo (vinculado al sufrimiento físico), la pedofilia (atracción por los niños), la podofilia (atracción por lo pies), el sadismo (placer por general dolor a la otra persona), etc. 

Existen unas causas de las parafilias según algunos psicoanalistas

Sugieren que las parafilias comienzan a través de un proceso de condicionamiento. Los psicoanalistas indican que un individuo con una parafilia trata de volver a un hábito sexual que surgió a temprana edad en su vida. Hay objetos no sexuales que pueden causar un deseo sexual si se asocia frecuentemente con una actividad placentera. Las causas de las parafilias biológicas se inclinan más a diferencias en la actividad cerebral durante la excitación. También se han encontrado diferencias en la estructura general del cerebro. Así indagan en el hecho de que un pedófilo posee un CI más bajo en las pruebas psicológicas que una persona que no es pedófila.

Tratamientos tradicionales de las parafilias

Con respecto al psicoanálisis tradicional, se han tratado de conocer con hipnosis y las técnicas de terapia de conducta, como también se han utilizado fármacos llamados antiandrógenos que reducen los niveles de testosterona. Estos fármacos reducen el deseo sexual en los hombres y reduce la frecuencia de imágenes mentales de escenas sexuales. Existen modelos conductivos conductuales estos son eficaces en el tratamiento de las parafilias. Se trata de visualizar escenas de comportamiento desviado, seguido de un evento negativo. Estas que lleve a la persona a relacionar el comportamiento desviado con una sensación desfavorable.

las parafilias

las parafilias

Mantener un control es sano para sí mismo como para los demás

La reestructuración de distorsiones cognitivas y la practica en la empatía, corregir las creencias erróneas, que lo pueden llevar a errores en el comportamiento, tratar de evitar que se construyan lógicas erróneas en el cual se crea que la víctima debe ser parte del acto desviado. El entrenamiento de la empatía ayuda al que posee las parafilias a tomar la perspectiva de la víctima, a la identificación con la víctima y a ser responsable del daño que podría causar. Tendrá que enfocarse en el condicionamiento positivo, podría centrarse en el entrenamiento de habilidades sociales y comportamientos alternativos apropiados; la voluntad de poder lleva al parafílico a entender su comportamiento, a estructurar su vida y sus deseos sexuales. Llevarlo al punto de que pueda llevar una vida adecuada, así como una vida sexual de satisfacción. De esa forma, conseguir el placer ideal en un orden correcto. 

Lista de parafilias comunes

Las parafilias de las que más hemos seguramente hablar y que, además, son las más comunes, son:

Fetichismo: En este caso la excitación surge ante la visión de una parte determinada del cuerpo, como puede ser el cuello de una mujer, o de alguna prenda o complemento en concreto, como tacones, medias o una falda corta escocesa.

Voyeurismo: En este apartado se sitúan aquellos a los que les gusta mirar a otros mientras realizan ciertas actividades.

Sadismo: Sádicos son aquellos a los que les excita causar dolor, aunque sea leve, al otro.

Masoquismo: Masoquistas son aquellos a los que les excita que les provoquen dolor y sufrimiento.

Travestismo: En esta parafilia se sitúan los que necesitan ponerse prendas típicas del otro sexo para simular ser uno de ellos, causándole este juego un gran morbo y, por consiguiente, una aún mayor excitación.

Frotismo, o Froteurismo: Parafilia que consiste en obtener excitación y placer rozando o frotando el órgano sexual contra el cuerpo de otra persona, sin que ésta última haya querido prestarse para ello.

Exhibicionismo: Los exhibicionistas son aquellos a los que les gusta, sin más, mostrar sus órganos genitales a los demás en sitios públicos.

Zoofilia: En este caso la fantasía sexual consiste en desear mantener relaciones sexuales con animales.

Necrofilia: Los necrófilos se excitan al pensar que practican el sexo con un cadáver.

Pedofilia: En esta parafilia el objeto de deseo son las personas muy jóvenes, con aquellos que aún no han alcanzado la madurez.

13

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies