Parafilias, fantasías sexuales a la carta

Se denominan como parafilias aquellas conductas que, en el terreno de la sexualidad, se salen de lo que se considera normal. Por ejemplo, el que un hombre necesita ponerse prendas íntimas femeninas para excitarse o que una mujer necesite mirar a otros mientras hacen el amor para estimular su libido. Así, como puedes ver, la parafilia implica que lo que excita no es el juego sexual en sí, sino una fantasía sexual puesta en práctica. Por cierto, según las estadísticas, este tipo de comportamiento sexual es más habitual en hombres que en mujeres.

En si las parafilias, que surgen y cogen fuerza durante la época de la pubertad, no han de suponer que exista trastorno psicológico alguno mientras se viva una sexualidad sana y se tenga cierto control de uno mismo. Los problemas pueden surgir cuando no existe la más mínima excitación a menos que esté presente el objeto de deseo, lo que puede desembocar en conductas obsesivas y adictivas, o que se necesite llegar a hacer daño a otro o humillarlo de alguna manera, y este no desee prestarse para ello.

Parafilias

Parafilias

Lista de parafilias comunes

Las parafilias de las que más hemos seguramente hablar y que, además, son las más comunes, son:

Fetichismo: En este caso la excitación surge ante la visión de una parte determinada del cuerpo, como puede ser el cuello de una mujer, o de alguna prenda o complemento en concreto, como tacones, medias o una falda corta escocesa.

Voyeurismo: En este apartado se sitúan aquellos a los que les gusta mirar a otros mientras realizan ciertas actividades.

Sadismo: Sádicos son aquellos a los que les excita causar dolor, aunque sea leve, al otro.

Masoquismo: Masoquistas son aquellos a los que les excita que les provoquen dolor y sufrimiento.

Travestismo: En esta parafilia se sitúan los que necesitan ponerse prendas típicas del otro sexo para simular ser uno de ellos, causándole este juego un gran morbo y, por consiguiente, una aún mayor excitación.

Frotismo, o Froteurismo: Parafilia que consiste en obtener excitación y placer rozando o frotando el órgano sexual contra el cuerpo de otra persona, sin que ésta última haya querido prestarse para ello.

Exhibicionismo: Los exhibicionistas son aquellos a los que les gusta, sin más, mostrar sus órganos genitales a los demás en sitios públicos.

Zoofilia: En este caso la fantasía sexual consiste en desear mantener relaciones sexuales con animales.

Necrofilia: Los necrófilos se excitan al pensar que practican el sexo con un cadáver.

Pedofilia: En esta parafilia el objeto de deseo son las personas muy jóvenes, con aquellos que aún no han alcanzado la madurez.

12

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies