Parche anticonceptivo, utilización y precauciones

El parche anticonceptivo es un apósito transdérmico de color similar a la piel perteneciente a los métodos anticonceptivos hormonales combinados. Por ello también se utiliza para regularizar los ciclos menstruales, mermar los cólicos y en casos de endometriosis. Una vez colocado sobre la piel administra dosis continuas de estrógenos y progestina. Pero a diferencia de la píldora, en caso de padecer vómitos o diarrea el efecto del parche no se ve alterado.

Así pues, el parche anticonceptivo cumple la misma función que la pastilla anticonceptiva ya que impide que el ovario libere óvulos capaces de ser fecundados, provoca que la mucosa cervical sea más densa, por ello, que los espermatozoides no puedan acceder con facilidad al útero.

Además es muy simple de usar, simplemente se pega como una bandita adhesiva presionando durante 10 segundos. Eso si, antes de colocar el parche anticonceptivo hay que tener la precaución de que la zona a aplicar esté seca y limpia, libre de cremas o cualquier oleosidad.

Características del parche anticonceptivo

Características del parche anticonceptivo

Los sitios ideales para ponerse el parche anticonceptivo son el abdomen, las nalgas, la parte superior de la espalda o la parte externa del brazo. Es de uso cíclico, es decir, que se utiliza durante 3 semanas seguidas, más una de descanso, y cada parche tiene una duración de 7 días, por lo que hay que sustituirlo por uno nuevo cada semana cambiando también la ubicación.

En cuanto a la primera aplicación del parche anticonceptivo, ésta se hace el primer día del ciclo menstrual. También puedes comenzar el primer domingo tras tu menstruación y tomar este día como referencia para llevar a rajatabla el ciclo. El uso del parche anticonceptivo es un procedimiento muy efectivo siempre y cuando se lo use de forma correcta, garantiza casi el 99% de seguridad ante embarazos no deseados. En casos de olvidos a la hora de reemplazar el parche viejo hay que colocarlo de forma inmediata y usar conjuntamente algún método de barrera durante al menos 7 días.

En cuanto a los efectos secundarios suelen ser similares a los generados por la píldora, pero en general estos no revisten gravedad y son poco frecuentes. Entre estos efectos secundarios pueden darse sangrados leves o irregulares, coágulos de sangre, dolores de cabeza, irritaciones en la piel donde se aplicó el parche, náuseas, cólicos o mareos. Ya en casos de extrema gravedad derrame cerebral o ataques cardíacos. Por ello, el parche anticonceptivo no es un método recomendado para mujeres con hipertensión, migrañas severas, tendencia a desarrollar coágulos o con insuficiencia venosa.

9

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies