¿Piensas someterte a un tratamiento de fertilidad?

El término tratamiento de fertilidad hace referencia a cualquier procedimiento o método médico especial que se lleve a cabo para contribuir a que una mujer pueda quedar embarazadas. Estos, suelen ser la solución cuando se tiene menos de 35 años y se ha intentado repetidamente quedar encinta por al menos un año; asimismo para aquellas que superen esta edad y que lleven más de 6 meses en la misma situación.

Posibles problemas que pueden provocar los tratamientos de fertilidad

Si bien, esta clase de tratamientos contribuye a que cantidad de mujeres puedan quedar embarazadas, también es posible que provoquen ciertos problemas, siendo el más grave, un embarazo múltiple.

Es muy común que ciertos tratamientos puedan fomentar la producción de muchos óvulos en simultáneo, con la posibilidad de que sean fertilizados por el esperma, haciendo que la paciente se embarace con más de un bebé.

Tener un embarazo múltiple puede provocar problemas severos tanto para la futura madre, como para los bebés, de ahí la recomendación de que se intente gestar uno solo, será un especialista el que pueda ayudar a la disminución de esta probabilidad.

Asimismo, algunos de estos tratamientos incrementan notoriamente el riesgo de que el bebé padezca problemas en comparación a que se hubiese concebido de forma natural; entre ellos se incluyen nacimientos prematuros, bebés con defectos o bajo peso al nacer. No se trata de fomentar miedo, o decir que son perjudiciales, sino que es necesario consultar con un profesional de la salud acerca de los riesgos, para estar totalmente informado.

Descubre todo lo que debes saber si piensas someterte a un tratamiento de fertilidad

Descubre todo lo que debes saber si piensas someterte a un tratamiento de fertilidad

Tipos de tratamiento para la fertilidad

Existen diversas clases para escoger el que mejor se adapte a las necesidades de cada mujer y que le brinde mejor oportunidad de quedar embarazada y disfrutar de una gestación saludable. Por lo general, los más comunes incluyen cirugías para reparar parte del sistema reproductivo tanto del hombre como de la mujer, así como:

Hiperestimulación ovárica controlada (COH)

Es aquel en que se utilizan ciertos medicamentos que contribuyen al proceso de ovulación, estos incluyen medicamentos como:

  • Citrato de clomifeno: presentado bajo forma de pastilla, es el más habitual para ayudar a las mujeres a ovular. Sus posibles efectos secundarios son padecimientos estomacales, cambios drásticos de humor, dolor en los senos y sofocón o calorones.
  • Gonadotropinas: es administrado a través de inyecciones, con efectos colaterales como hinchazón o dolores en la parte inferior abdominal.

Fertilización in vitro (IVF)

En este tratamiento el óvulo y el esperma son tratados en un laboratorio para crear un embrión que luego será introducido en el útero. En la actualidad, representa el tipo más común de tecnología de reproducción asistida. Se recomienda cuando la mujer:

  • Presenta trompas de Falopio lesionadas que no pueden repararse con cirugía.
  • Padece de endometriosis.
  • Sufre de insuficiencia prematura de los ovarios.

Asimismo es recomendado cuando la pareja tiene problemas de infertilidad. En cualquiera de los supuestos, si el especialista recomienda la fertilización in vitro, conviene preguntarle cuántos embriones se transferirán para alcanzar mejores resultados con el tratamiento.

1

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies