¿Por qué sientes dolor durante el sexo?

La molestia física que experimentas durante las relaciones sexuales puede tener diversas causas… afortunadamente todas tienen tratamiento.

Conocida médicamente como dispareunia, experimentar malestar físico antes (cuando te excitas), durante o después de hacer el amor es una condición que puede afectar tu vida sexual de manera seria. ¿Cuál es el punto de tener relaciones sexuales si no las disfrutas? Según el sitio uptodate.com, las causas pueden ser más de treinta y todas tienen tratamiento.

Causas no infecciosas más frecuentes

La causa principal de dispareunia -relacionada con una patología- en mujeres menores a 50 años de edad es la vulvodinia. Si al tocar el vestíbulo de tu vagina (la entrada) experimentas dolor puede ser que tengas vestibulodinia (vulvodinia localizada). Si experimentas irritación, comezón, dolor, mucha sensibilidad o ardor en cualquier parte de la vulva después de tener relaciones sexuales puedes tener vulvodinia generalizada.

La falta de lubricación es la causa más común no relacionada con una patología. Puede ser que estés estresada, tengas problemas con tu pareja o no tengas muchas ganas de tener relaciones sexuales. Si sientes que estás lo suficientemente excitada pero aún así la lubricación no ocurre, puedes tener una deficiencia de estrógeno.

Si introducir el pene, un dedo o algún juguete en tu vagina es imposible porque ésta parece “cerrarse”, puede ser que tengas vaginismo. Esta condición puede ser causada por problemas psicológicos (desde conflictos de intimidad hasta nervios por estar con una nueva pareja) o por un problema físico que provoca que los músculos de tu vagina se cierren.

Causas infecciosas/alérgicas más frecuentes

Si últimamente vas mucho al baño, te despiertas en la noche para ir, sientes mucha urgencia, te duele al orinar, has orinado con sangre o sientes dolor en el vientre bajo puedes tener cistitis. La cistitis puede provocar dispareunia.

Algunos parásitos y hongos pueden provocar dolor superficial (en los labios vaginales) e inflamación del tracto vaginal. Observando el olor y color de tu flujo vaginal puedes determinar si tienes una infección que esté provocando el dolor al momento de tener relaciones sexuales.

Si después de tener relaciones sexuales experimentas ardor, comezón, inflamación y enrojecimiento puede ser que seas alérgica al semen. La mayoría de las mujeres que lo son tienen una historia familiar de alergias, y presentan los síntomas inmediatamente después de tener contacto con el líquido seminal.

Mujer con sentimiento de culpa por la infertilidad

Mujer con sentimiento de culpa por la infertilidad

Los tratamientos

Un ungüento de lidocaína es utilizado para aliviar la vulvodinia. Debes aplicar la crema diez minutos antes de la relación sexual e inmediatamente después de ésta si es necesario. Ejercitar los músculos y el “piso” vaginal (aplicando los Kegels, por ejemplo) te puede ayudar si tienes vulvodinia o vaginismo. El último también puede mejorarse con la introducción de dilatadores para que aprendas a controlar los músculos de la vagina sin experimentar ningún tipo de dolor.

Para la falta de lubricación, sea cual sea su causa, se pueden utilizar lubricantes basados en agua -éstos incluyen tu propia saliva  -. ¿La mejor receta? Aumentar la estimulación previa y retrasar la penetración hasta que estés en el punto máximo de excitación.

Todas las infecciones se deben tratar con antibióticos específicos para el tipo de microorganismo que tengas. Si eres alérgica al semen el tratamiento más sencillo consiste en utilizar condón en cada relación sexual que tengas o aplicar una crema de cromolín. Si quieres ir más allá puedes someterte a desensibilización vaginal por inmunoterapia.

18

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies