Prepárate para el embarazo

¿Has decidido tener un hijo? Te damos todos los consejos que necesitas para favorecer la concepción y adaptarte a lo que será tu nueva vida. ¿Preparada? Te lo ponemos muy fácil.

Los cuidados prenatales deben comenzar en el momento en que se decide tener un hijo. Incluso, una vez que dejes el método anticonceptivo, debes comportarte como si ya estuvieras embarazada: nada de tabaco, alcohol, estrés, ejercicios violentos…

Las primeras semanas después de la concepción, son muy importantes para el correcto desarrollo del feto. Normalmente no hay ningún indicio de que estés embarazada, ni siquiera se ha producido un retraso en la regla o algún síntoma que te pueda llamar la atención, pero es precisamente e estos momentos cuando se forman muchos de sus órganos vitales. Hay que tener especial cuidado porque podemos poner en peligro el desarrollo fetal.

Si se adopta un estilo de vida sano desde antes de estar embarazada, será más fácil disfrutar de este periodo sin que aparezcan complicaciones. Cuestiones tan sencillas como cuidar la alimentación, consultar con el especialista antes de tomar un medicamento, dejar de fumar y de beber alcohol serán tus primeros actos de amor hacia tu hijo.

Tener un hijo es una responsabilidad enorme y lleva implícito gran dosis de sacrificio. Los hijos necesitan de ti para crecer, pero a cambio ellos dan mucho, tanto que para la mayoría de las mujeres la maternidad es lo más importante de su vida. Hace años (no tantos) las mujeres vivían para tener hijos.

Preparar el embarazo

Preparar el embarazo

Se preparaban para ello y no se planteaban en ningún momento cómo iba a modificar su vida aumentar la familia. Ahora las cosas han cambiado. Desde que se extendieron los medios de planificación familiar, las parejas deciden cuándo y cuántos hijos quieren tener. El perfil de la nueva madre también es distinto: el porcentaje de mujeres jóvenes que trabajan exclusivamente en casa es muy bajo en España. La incorporación de la mujer al trabajo ha provocado que se retrase la edad del primer embarazo, algo que en principio requiere más atención médica, pero que indudablemente provoca que se trate de hijos deseados y concebidos en plena madurez. Los expertos coinciden en señalar que la maternidad cambia aspectos esenciales de la personalidad de la pareja. Son cambios que “merecen la pena”, pero hay que tenerlos en cuenta a la hora de decidir si queréis aumentar la familia:

Cambios horarios

Un bebé trastoca el ritmo habitual. Las horas las marca él y su reloj se mueve de toma en toma (cada tres horas más o menos). Durante los primeros meses es muy importante potenciar el vínculo afectivo entre el bebé y la madre por lo que es recomendable permanecer junto a él, cuidarle y ofrecerle todo nuestro cariño. La consecuencia directa de esta dedicación exclusiva es que el tiempo para ti disminuye considerablemente. Eso si, los ratos libres se disfrutan el doble y verás cómo algo tan cotidiano como acudir a la peluquería se convierte con un bebé en un auténtico acontecimiento. Aprenderás a despertarte por las noches cada vez que se queje o llore porque tiene hambre. Durante los primeros meses es casi imposible dormir de un tirón, aunque el organismo se prepara también para esta situación y provoca un cambio hormonal que hace que las vigilias no sean tan difíciles. No es raro que después del primer hijo se modifiquen tus hábitos de sueño

La pareja

Un hijo afianza la relación de pareja, pero has de tener en cuenta que vuestro tiempo se reducirá considerablemente. Los hijos requieren mucha atención, y ese tiempo se resta la mayoría de las veces de la pareja, aunque la relación se enriquece y amplía con la llegada de los hijos. Para muchos, supone un descenso en la frecuencia de las relaciones sexuales (sobre todo mientras es un bebé que se despierta a comer por las noches) pero eso no quiere decir que la “calidad” también disminuya. Muchas parejas reconocen que después de tener hijos valoran mucho más el tiempo que pasan juntos. Las tareas se multiplican, y aunque no siempre es fácil mantener todo tan limpio y ordenado como antes, lo cierto es que el placer de ver crecer a los hijos es una buena terapia para la pareja. Ahora bien, muchos padres se sienten desplazados con la llegada del bebé. Las madres dedican horas a alimentarle y cuidarle y no es raro que el papá se sienta un poco de lado. ¿La solución? Permitir que participe en el cuidado del bebé, buscar un espacio (aunque sea pequeño) para estar solos, y hablar con él siempre que exista algún problema.

Nueva escala de valores

Parece un tópico, pero los psicólogos están de acuerdo en que la llegada de un hijo (incluso el embarazo) altera la escala de valores de la mayoría de las mujeres. Es frecuente que lo que antes parecía muy importante, con un hijo quede relegado a un segundo lugar. Las actividades de ocio, las compras o, incluso, el trabajo, ya no es lo prioritario si nuestro hijo nos necesita por alguna razón. Muchos estudios han demostrado que la maternidad nos hace pensar en asuntos de los que antes ni siquiera nos ocupábamos. Por ejemplo, para muchas mujeres es la primera vez que se plantean el hecho de la muerte, del sufrimiento o la enfermedad. Un hijo parece sensibilizarnos ante las injusticias y nos impulsa, en muchos casos, a hacer algo por los demás.

Recuperar a la madre

Ser madre ayuda a ser mejor hija. Es frecuente que los años de adolescencia y juventud nos separen de los padres, pero la llegada de un hijo nos hace ver a nuestra propia madre con otros ojos. Los psicólogos hablan de una relación de complicidad inexistente hasta ahora. La hija ya no es la “niña” sino una mujer que, a su vez, es madre. La relación se vuelve más horizontal, pero con la ventaja de que la abuela aporta tiempo, conocimiento y serenidad… herramientas muy útiles para criar a un bebé. No olvides que convertirte en madre no significa renunciara las cosas buenas de la vida. Al contrario, la maternidad te empujará a vivirlas más plenamente y bajo otro prisma.

16

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies