¿Qué es la disfunción eréctil?

Es la impotencia sexual masculina, la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. La disfunción eréctil debe diferenciarse de otros problemas sexuales, como son la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación o los trastornos del orgasmo. La disfunción eréctil es una enfermedad frecuente que si no se trata puede llegar a afectar las relaciones en pareja, la familia, el entorno laboral y social. Todos los hombres pueden tendier problemas para obtener una erección en su vida.

La disfunción eréctil puede ocasionarse por muchas circunstancias

En este problema y solo algunos casos, el pene no presenta ninguna alteración física. Sin embargo, enfermedades como la ansiedad, la depresión, los problemas con la pareja, provocados con frecuencia por el miedo a no conseguir una erección o a defraudar, e incluso el estrés, puede afectar el acto sexual. Los problemas más cotidianos como: los familiares, laborales o sociales. Estos implican que no se le toma la suficiente atención al acto. La fatiga, la falta de ejercicio, el insomnio o un fracaso laboral también desequilibran los reflejos sexuales.

Todo tipo de causas para la disfunción eréctil

En las causas vasculares el pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección, generalmente porque no llega suficiente cantidad. Fumar, más la hipertensión arterial, más la diabetes, algunas enfermedades cardiacas y aumento en los niveles de colesterol en la sangre pueden provocar algunos trastornos vasculares que dificulten la erección.

En las causas neurológicas se produce un interruptor en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios ya  implicados. Esto también ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple, o algunas intervenciones quirúrgicas en la pelvis. En las causas hormonales, que son muy poco frecuentes,  generalmente se debe a la falta de hormonas sexuales masculina.

Por último, en las causas farmacológicas en la difusión eréctil, existen varios medicamentos que tienen como efecto segundario disminuir la capacidad de tener una erección. Entre estos podemos encontrar algunos fármacos para tratar la hipertensión. También están las enfermedades cardiacas y los trastornos psiquiátricos.

Cambio en la calidad de la erección

Es el principal síntoma de la disfunción eréctil, tanto en la rigidez, como en la capacidad de mantener una erección. Si la impotencia se origina por causas físicas, uno de los principales indicadores en la incapacidad para tener o mantener una erección al despertarse por la mañana. En cambio, si se origina por causas psicológicas, la impotencia puede producirse  durante un periodo de tiempo concreto (mientras a la persona le dure el estrés). Si este síntoma le persiste más de tres meses, deberá buscar un urólogo especializado en disfunción eréctil.

Hombre con disfunción eréctil

Hombre con disfunción eréctil

Cómo prevenir la disfunción eréctil

La principal medida que deben tener los hombres para prevenir la impotencia es tomar en cuenta el estilo de vida. Hacer una modificación para evitar cualquier hábito que repercuta negativamente en las arterias y las venas. Actos como fumar, el consumo de alcohol y grasas saturadas, la vida sedentaria y sobre todo el estrés, influyen.

La persona con disfunción eréctil tener revisiones médicas y un buen historial clínico

Para la elaboración de un diagnóstico correcto es necesario que se someta a las consultas médicas y las revisiones necesarias. Una consulta con el afectado puede revelar factores psicológicos involucrados en el trastorno de la erección. Es importante descarta la depresión, luego tratar de descartar problemas o conflictos con la pareja. En la valoración médica general, se debe incluir una historia sobre ingesta de fármacos, alcohol, tabaquismo, diabetes hipertensión y ateroesclerosis. Así como también una exploración de los genitales externos para descartar presencia de bandas fibrosas. No se puede dejar de lado la valoración de los signos de enfermedades vasculares, hormonales y neurológicas.

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies