Qué hacer si tu hija adolescente se queda embarazada

Para una adolescente que recién comienza su vida sexual, quedar embarazada de forma imprevista resulta ser una experiencia con consecuencias emocionales negativas. Las carencias, tensiones y sobre todo el miedo a enfrentar las consecuencias que se derivan de un embarazo no planificado, son los impactos emocionales más fuertes.

Por lo general, la causa fundamental está asociada al desconocimiento sobre temas de sexualidad, la falta de información sobre como prevenir un embarazo y, en muchos casos, la existencia de una comunicación padres-adolescente pobre o deficiente. Si prevenir es la solución más recomendable en estos casos, una vez que ocurre, se debe enfrentar la situación de la manera más positiva.

Primero, hay que tener en cuenta que la joven debe estar viviendo un momento muy estresante; y que necesita más que un regaño, comprensión y apoyo. Es el momento apropiado para estrechar los lazos de comunicación con ella y obviar las barreras que surgen al abordar temas sobre el sexo. Actúa como su mejor amiga, no como una madre autoritaria que castiga sus errores. Tampoco eres perfecta.

Ayúdala a encontrar la solución más adecuada. No se trata de imponer una vía, sino de valorar, juntas, cada una de las posibles alternativas. Existen tres posibles caminos:

  • Cumplir su función materna.
  • Dar en adopoción al bebé.
  • El aborto legal

Si su decisión no concuerda con tus ideas, utiliza métodos de persuasión y análisis. Nunca trates de coaccionarla o imponerle un camino. Debe sentirse libre para tomar la decisión y responsabilizarse por las consecuencias. Cualquiera que su decisión, debes apoyarla, es tu misión como madre.

Embarazo en la adolescencia

El embarazo en las jóvenes menores de 19 años es un problema bastante común en nuestros días y motivo de preocupación para los padres de adolescentes. Al considerar que las jóvenes llegan a ser fértiles aproximadamente 4 ó 5 años antes de alcanzar una madurez emocional, hay que prestar especial atención a sus conductas y necesidades durante este período.

En la mayoría de los casos, las adolescentes que quedan embarazadas a temprana edad, enfrentan el riesgo de contraer enfermedades venéreas. El desconocimiento de los métodos anticonceptivos, la falta de comunicación con los padres y maestros, así como una deficiente orientación sobre el sexo y sus consecuencias, son las principales causas que lo generan.

Aún cuando se ha experimentado un avance en la comunicación entre padres e hijos en el área de la educación sexual y se han roto barreras que imponían los temas tabú, falta un gran camino por recorrer para que se logre un verdadero progreso.

El punto débil continúa siendo la ausencia de comunicación y de espacios confiables, en los cuales los adolescentes puedan sentirse libres de expresar sus miedos, criterios y dudas al comenzar su vida sexual. Sólo en Estados Unidos, por ejemplo, las estadísticas muestran que el 18% de los adolescentes han experimentado el sexo antes de los 15 años, y el 66% de las adolescentes no casadas han tenido relaciones sexuales antes de los 19 años.

¿Qué riesgos pueden enfrentar una adolescente embarazada y su futuro bebé?

La adolescente embarazada tiene un riesgo mucho más alto de complicaciones médicas tales como toxemia, hipertensión, anemia, parto prematuro y placenta previa. El riesgo de muerte durante el parto aumenta considerablemente cuando se trata de una madre menor de 15 años. Además, como consecuencia, nacen bebés prematuros, bajos en peso y con retardo del crecimiento.

En muchos casos, las adolescentes, sin prever las consecuencias, manifiestan conductas inapropiadas como fumar, usar alcohol o drogas, alimentarse inadecuadamente o el cambio de pareja frecuentemente durante el embarazo. Todo esto conduce, inevitablemente, que aumenten las posibilidades de que el bebé sufra de infecciones, dependencia de sustancias químicas y hasta crecimiento prematuro.

Embarazo adolescente

Embarazo adolescente

¿Cómo saber si tu hija adolescente está embarazada?

En muchas ocasiones, las adolescentes, no admiten que tuvieron relaciones sexuales y, por lo tanto, niegan que estén embarazadas. En otros casos, el desconocimiento de los síntomas y el miedo a las consecuencias, son otros factores que hacen, a las adolescentes, ignorar la presencia de un estado de gestación.

A las madres, les corresponde el papel de informar a sus hijas sobre la sexualidad. Cuando la comunicación falla, la madre debe estar al tanto de los cambios físicos y psicológicos que puedan estar ocurriendo en su hija adolescente.

¿Qué cambios en el organismo de una adolescente revelan que está embarazada?

  • Falta de periodo menstrual.
  • Agotamiento.
  • Aumento del tamaño de los senos.
  • Distensión abdominal, náuseas, vómitos, mareos y desmayos.
  • Aumento o disminución de peso.
  • Aumenta el abdomen.

Pruebas para determinar el embarazo adolescente

Existen diversas pruebas, que son efectuadas por especialistas, y que permiten determinar la presencia de un estado de gestación. Las más comunes son las siguientes:

Examen físico

Generalmente muestra aumento de volumen abdominal. Al palpar la cima del útero, se nota el crecimiento.

Examen pélvico

Las paredes vaginales aparecen decoloradas o de color azulado/morado; cerviz reblandecido y ablandamiento y ampliación del útero.

Prueba de orina y sangre

El examen de la orina es uno de los más comunes, aunque algunas veces es poco confiable. El de sangre es bastante efectivo

Ultrasonido

Permite no sólo detectar el embarazo, sino que, además, puede revelar otros problemas relacionados con el feto.

7

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.