Relaciones sexuales y placer de los sentidos

Tacto – El placer de los sentidos

Se relaciona con la expresión del comportamiento de la sexualidad conocida como tribofilia, que es el gusto o placer por acariciar o ser acariciado.

Dicen los sabedores del sexo que la caricia es todo un arte, lo que se traduce en la creación del ser humano en pos de otro ser. Para esto se debe de usar primordialmente el tacto, el cual se ejerce a través de la piel, que es el órgano sensitivo más grande del cuerpo humano.

Cuando se brinda un caricia, por que sentimos las ganas de darla, es el gesto más integro y completo que tienen una persona para comunicar sus sentimientos y sensaciones por otra persona o personas. La caricia se identifica como algo íntimo y destinado a la pareja, pero en realidad es más que eso, la caricia a los seres cercanos es un acto de intimidad emocional que nos permite sentirnos parte de ellos y a la vez nos permite sentirnos aceptados por los demás, es más en los primeros años de vida las personas aprendemos a través de las sensaciones, es por eso que los niños o niñas violentos, generalmente responden a ambientes familiares donde existe violencia en cualquiera de sus formas.

Cuando hablamos de las caricias y el sexo, definimos su especialidad y su exclusiva actividad con la o las personas que nos relacionamos sexualmente. Las caricias es una de las primeras formas de contacto que se usa para el cortejo sexual y que posteriormente se va paulatinamente abandonando y cae cada vez más en un recuerdo y en muchos casos como un factor de frustración para la persona que le gusta ser acariciada y ya no lo recibe, así como para la persona que le gusta acariciar y ya no son bien recibidas sus caricias. También es importante definir las caricias como la forma de conocer el mapa erótico de las personas, las zonas erógenas de cada uno de nosotros son altamente satisfactorias cuando son estimuladas a través de las caricias que nos gustan y excitan, actualmente hablamos de que la persona que comparten su sexualidad con nosotros no adivina como queremos ser acariciados, lo mejor es que cada uno de nosotros conozca sus sensaciones para poder decírselo a la otra persona que interactúan con nosotros en la intimidad.

Placer de los sentidos en pareja

Placer de los sentidos en pareja

Vista – El placer de los sentidos

Se relaciona con la expresión del comportamiento de la sexualidad conocida como escoptofilia, que es el gusto o placer por mirar. En el caso contrario se encuentra al vouyerismo que es la expresión del comportamiento de la sexualidad que representa el gusto o placer por mirar.

El mirar casi siempre es el inicio del cortejo sexual, ya que distinguimos a las personas que nos son atractivas primeramente por lo que vemos, a primera vista sabemos si la persona que vemos es atractiva para nosotros y es algo que en la mayor de las ocasiones se acompaña de sensaciones agradables que son lo que realmente distinguen a una persona de otra. Esta es la primera combinación de los sentidos.

La relación sexual humana incluye este factor, sobre todo en las sociedades actuales, la vista es un sentido que se estimula desde edades muy tempranas, realmente hemos estado influenciado por aquello de “hasta no ver no creer” (Santo Tomas). Generalmente decimos que los hombres miran mas a las mujeres que al revés, pero en repetidas ocasiones me han comentado mujeres que existen miradas muy de ellas, estas son por ejemplo, la mirada braguetera que se hace de manera muy discreta; la mirada trasera, que se ubica para revisar las nalgas de los hombres; o la mirada fija que es un mensaje más directo, así como la mirada de barrido, que permite visualizar todo el panorama. Los hombres de manera general, tendemos a las miradas más directas y los lugares preferidos es el pecho de la mujer, las nalgas y las piernas, posteriormente se ve la cara y sus detalles, y finalmente el contexto de la persona, esto es el tipo de ropa y aditamentos que usa, la manera que camina, la forma en que se sienta o los gestos que hace. En los placeres de la sexualidad, podemos disfrutar de mirar el cuerpo de nuestro compañera, la ropa que usa para la intimidad si es algo que le gusta, podemos encontrar un atractivo especial en la forma en que se acomodan nuestros cuerpos, como se juntan los genitales o en caso de tener algún tipo de penetración ver como se realiza y los gestos de nuestra compañero, son factores altamente excitante, no quiere decir que en todo encuentro sexual deba existir la penetración, de manera particular considero que es una forma más pero no la única de tener relaciones sexuales. Incluso podemos definir a la mirada como una caria y como una forma de aceptar o rechazar a otra persona, entonces el valor real de la mirada es que podemos entenderla como un factor altamente humano de acercamiento y placer. A todos no gusta ver a la (s) personas deseadas y la verdad considero que tener relaciones sexuales placenteras es preferible dejar que la luz permita el mayor contacto visual que finalmente es un estimulante de un buen encuentro sexual. Es importante mencionar que la mirada que nos hacemos a nosotros mismos es un buen indicador de cómo nos sentimos con nosotras (os) mismos (as), ya que nos comportamos en mucho, por como nos vemos, es importante recuperar la mirada de aceptación de nosotros mismos. No siempre vamos a encontrar en el espejo de nuestra casa al o la modelo de la revista de modas. Somos en esencia personas con una gran capacidad de sentir y disfrutar de lo que tenemos. De no disfrutarlo es necesario hacer una revisión de qué es lo que nos mantiene con incomodidad con nosotros (as) mismas (os)

Gusto – Placer de los sentidos

Se relaciona con la expresión del comportamiento de la sexualidad conocida como gastrofilia, que es el gusto o placer por la comida en la sexualidad.

Un sentido que muchas veces parece quedar fuera de nuestras relaciones sexuales, el gusto ha sido muy explotado cinematográficamente, con la combinación del cuerpo y otra cosa como la crema chantillí, el chocolate líquido, el vino o el alcohol, etc.

En el mundo de los real, el beso es una primera forma de conocer el sabor de otra persona y generalmente es una de las primeras manifestaciones de acercamiento sexual, ya que el beso entre más profundo mayor intención puede llevar. Al igual que otros sentidos el gusto, que se manifiesta sobre todo a través del beso, tiende a disminuir a lo largo del tiempo de la relación, pareciera que el faje es un deporte de adolescentes, cuando puede ser un placer sin edad ni condición. Podemos definir al beso como la forma de acariciar más conocida y más aceptada, pero a medida que se va dejando de realizar es la forma de alejar un placer en la relación sexual. Al igual que otros sentidos nos permite distinguir lo que nos agrada de lo que nos desagrada, por ejemplo un mal sabor de boca nos limita en el acercamiento, por lo tanto el cuidado personal también se convierte en un síntoma de acercamiento al placer. Alejar una forma de caricia básica para el atractivo sexual, es un síntoma de que algo no anda del todo bien en la relación con la (s) otra (s) persona (s). No solo debemos limitar el sentido del gusto al beso, lo que debemos de practicar es el saborear otro cuerpo en toda su extensión, para conocer los distintos sabores de la persona con quien tenemos relaciones sexuales, y a la vez dejar que conozca nuestros sabores, y si se antoja adicionar otros elementos como los descritos, siempre y cuando sean del gusto de los que participan en la relación sexual. Actualmente es más practicado el sexo oral, ya que la sociedad cada vez más se aleja del falso pudor, y se entiende el sexo oral como una manifestación del placer sexual, tanto al dar la caricia como al recibirla, sea simultáneamente o alternada, lo importante es que se ubica como una forma más de las posibilidades de la sexualidad placentera, ya que las relaciones buco-genitales son muestras de cariño, de aceptación, de placer y complacencia, así como una manifestación del erotismo en la relación sexual. Todo lo anterior no es una condición obligada para tener una sexualidad placentera, es una opción más no una obligación, ya que hay personas que también tienden el derecho de no gustarles esta práctica, lo importante a considerar es el probar para definir si es una buena carga erótica y satisfactoria para aquellas personas que no lo han practicado.

Olfato – Placer de los sentidos

Se relaciona con la expresión de comportamiento de la sexualidad conocida como rinofilia, que es el gusto o placer por oler y ser olido.

El sentido del olfato ha sido muy explotado comercialmente, ya que la industria del perfume nos ha dado un patrón cultural en donde valoramos mucho a una persona que huele rico, lo que no sabemos es a que huele esa persona, sabemos a que huele su perfume.

Debemos de saber que muchos de los productos cosméticos y farmacéuticos cubren la mayoría de los olores naturales del cuerpo humano, y nos pareciera que lo realmente humano son los olores cultivados y reconocidos. Afortunadamente se empieza a conocer por la sociedad en general los efectos eróticos de las feromonas, las cuales produce el cuerpo de manera natural y cada vez hay más interés en los olores del cuerpo, lo cual por supuesto que incluye el aseo, pero es necesario tener conciencia de que ocultamos nuestro verdadero olor y el olor del cuerpo entero es una fuente de atracción y placer. El olor lo podemos definir como un despertar del deseo o en su caso de la no aceptación, ya que existe la posibilidad de que algunas personas no nos guste como huelen, pero para otras personas su olor si puede ser atractivo. Cuando el olor despierta el placer sexual se convierte en un estimulante del erotismo, así que los matices de olores que se tienen a lo largo del cuerpo son los matices que puedes disfrutar si así lo quieres y deseas integrar un sentido mas a tu placer sexual. El olor en muchas personas causa un efecto fetichista, ya que se reconocen olores con facilidad y permiten identificar sensaciones de placer o displacer casi inmediatamente. Un ejemplo de esto es cuando olemos a otra persona y nos recuerda un encuentro sexual satisfactorio y se convierte en un estímulo sexual, además no olvidemos la discusión del efecto que causan las feromonas, a las cuales les dedicaremos pronto un artículo. efectivo

Oído – Placer de los sentidos

Se relaciona con la expresión del comportamiento de la sexualidad conocida como audio filia, que es el gusto o placer por escuchar.

En las relaciones sexuales cada persona tiene sus palabras favoritas, que van desde cosas muy tiernas y románticas, hasta cosas muy audaces y hasta procaces, lo cual lo convierte en un sentido de comportamiento casi individual, no sabemos bien a bien que es lo que determina a una persona para que use tal o cual palabra para que sea un estimulo sexual, lo que si sabemos es que hasta el silencio es muy atractivo para algunas personas.

Las groserías, las bromas, los apodos, las combinaciones de palabras o el sentido que les damos, hacen de la relación sexual un acto de complicidad, que toma un sentido propia a través de las palabras. Existen las alternativas de los sonidos como la música para crear un ambiente determinado para la sexualidad, y es una práctica cada vez mas usada. Es importante recordar que la seducción se realiza con el poder de la palabra y el ambiente que rodea. Las palabras de amor, de placer, de gusto, de aceptación o de engrandecimiento de la virtudes, así como los piropos de la intimidad, rinden fruto en el placer sexual, ya que son un estímulo adicional para la sexualidad.

Imaginación

Se relaciona, directa o indirectamente con todas las expresiones del comportamiento de la sexualidad.

Es el órgano erótico mas grande que tenemos, con el podemos construir situaciones o escenarios muy adecuados a nuestro placer, solo que el placer compartido incluye en comentar que es lo que estamos imaginando y deseando, así la otra persona, podrán interactuar con nuestra imaginación y ayudan a complementar el cuadro de lo que podemos llamar el deseo y fantasía compartida.

Al igual que otros sentidos, no existe un patrón determinado a seguir en la relación sexual, ya que se pueden imaginar desde situaciones muy tiernas y románticas que resulten altamente excitante, o también las que podemos definir como fantasía mas fuerte o atrevidas, donde los principios y valores personales pueden ser el único límite para poder soltar la fantasía. El poder de la fantasía redunda en no poner límites y nos permite repetir escenas propias o no, ya reconocidas como placenteras sexualmente, así como crear el sitio, la situación, los aditamentos y hasta las personas o personajes que pueden intervenir para nuestro goce sexual. La barrera a vencer es el temor a ser juzgados por las otras personas, pero en realidad de una u otra manera todos tenemos fantasías sexuales, las cuales llevadas a la práctica brindan un mejor panorama en las relaciones sexuales, ya que la rutina o el fastidio, en muchas ocasiones se combate con una buena dosis de imaginación.

Como siempre me despido pidiéndoles que me escriban para poder escribir los temas que son de su interés y les recuerdo que la sexualidad es para disfrutar, quien la padece generalmente anida en un ser la necesidad escondida de quererla disfrutar.

24

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies