Trucos para hacer el amor

No se trata de cuestiones difíciles de abordar o conseguir. Tener un buen desempeño erótico, desarrollar una relación erótica de pareja estable y satisfactoria depende de muchos factores, pero requiere también unos básicos, que a veces son pasados por alto. Además de los manuales de posiciones, de los consejos y trucos afrodisiacos, estas ideas pueden contribuir a disfrutar más y tener mejor desempeño en la cama con su pareja.

Dormir lo suficiente

Tanto los solteros como los que viven en pareja (sobre todo si tienen hijos pequeños) tienen motivos permanentes para estar cansados. La mayoría de las veces el cansancio no es tal como para impedir tener una relación erótica placentera y relajante. Se ha descubierto que los diez primeros minutos del acto pueden implicar un poco de esfuerzo, pero después de la relación se obtiene mejor descanso y aún más si ambos llegan al orgasmo, lo cual significa que se liberan, así sea por un rato, de sus tensiones cotidianas. Sin embargo, si usted acumula mucho trabajo y estrés y no descansa lo suficiente, puede sucederle que al tratar de ser un buen o una buena amante, se encuentra con que el cuerpo no le responde. Por eso, quien quiere que todo le salga bien en materia erótica debe descansar y dormir lo suficiente como para que su cuerpo se pueda expresar libre y pasionalmente.

Bañarse antes

A algunas personas les molesta mucho hacer el amor con otra que no se ha bañado en horas, digamos, en más de 24. A otras, por el contrario, les resulta muy poco romántico que la pareja les sugiera que se bañe, justo antes de hacer el amor. Y hay también un grupo de parejas que disfruta mucho bañándose en compañía antes y después del acto. No existe ninguna exigencia especial sobre la higiene previa requerida para tener un buen desempeño sexual, por el contrario, algunos adoran los olores corporales y no les gustan los perfumes que los esconden. Sin embargo, la higiene del baño diario es buena para la salud en general y para la prevención de enfermedades y se ha descubierto que los jabones o champús con el ingrediente nonoxinol 9 son muy efectivos en la higiene de los órganos genitales y en la prevención de enfermedades de transmisión sexual -aunque no son un sustituto de los anticonceptivos-.

Masaje para hacer el amor

Masaje para hacer el amor

No adelantar etapas

Volvamos al acto. Cada vez que se hace el amor se cumple una serie de etapas, que van desde el reconocimiento del deseo mutuo hasta el orgasmo, si se obtiene. Primero son las caricias, luego la penetración, después el coito (que es todo el tiempo en que se mueve la pareja) y finalmente la resolución, es decir el orgasmo. Si uno pretende por ejemplo empezar con el orgasmo, seguir con las caricias y después proceder a la penetración, tal vez el compañero o compañera no resulte tan satisfecho. Y además, el orgasmo indica que hay que volver a empezar. Si se saltan etapas, por ejemplo la del acercamiento y las caricias y se busca de una vez el coito, pues tal vez no dure tanto y no sea tan placentero para ambos. Aunque en ocasiones la gente está de afán y le gusta así.

Repasar las partes necesarias

A veces, la gente se comporta haciendo el amor, como si descubriera cada centímetro del cuerpo y de la gracia del otro, y así debe ser más o menos la actitud. Pero sucede también que la gente pierde el sentido de novedad rápidamente y es como si dijera “por aquí no paso, porque ya pasé la otra vez”, y es así como las parejas se dejan de besar, de acariciar y de estimular en todo el cuerpo cuando hacen el amor. Para que no suceda esto entonces es necesario pasar y repasar las diversas partes del cuerpo, una y otra vez. Al fin y al cabo, hacer el amor es también hacer un masaje erótico a la pareja y entre más lugares y porciones de piel involucre, mejor es la estimulación y el masaje.

Saborear

Es un complemento de lo anterior. El concepto de saborear tal vez le recuerde un pequeño chocolate en su boca, o el de un manjar pequeño y exquisito. Es algo así, pero más que eso. Significa que al aproximarse y entrar en contacto con el cuerpo de la pareja antes que probar un nuevo sabor, o ingerir uno bueno que ya conocemos, debemos saborear, es decir, disfrutar, hacer que el placer se extienda y sea más pleno. No se trata exactamente de la idea de llevarse todo a la boca, se trata más bien de disfrutar con gusto, como cuando saboreamos un helado en un día soleado.

10

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.