Voyeurismo, el ojo que nos mira

El voyeurismo es una forma de parafilia por la cual el sujeto obtiene estimulación y placer eróticos al observar cuerpos desnudos, genitales, o bien presenciando el acto sexual de otras personas. Le fascina observar en secreto a los demás. Elaboran fantasías con la persona espiada, pero raramente las consuman.

No hay un consenso a la hora de explicar el origen de este trastorno. De entre las diversas teorías, algunos expertos en el tema lo achacan a que, alguna vez y de forma accidental, la persona fue testigo de la desnudez de otra, o del acto sexual de otros. Esto provocó una sensación tan intensa que se siente la necesidad de repetirlo una y otra vez.

Para que este trastorno sea diagnosticado y considerado como patológico, deben darse las siguientes circunstancias:

  • Fantasías recurrentes, intensas y abrumadoras durante al menos seis meses.
  • Que estas fantasías, u otro comportamiento, causen tal angustia que afecten al desarrollo normal de la vida cotidiana del sujeto que las padece, provocando su deterioro psicológico y social.

El psicoanálisis sugiere que dentro de todo voyeur hay un sádico. El hecho de “vigilar”, hace sentir al que observa superior a la persona observada. El es quien controla y el otro, sin saberlo, se deja. Además, las fantasías eróticas del voyeur suelen teñirse de violencia con respecto a la persona espiada.

Voyeurismo - Imagen

Voyeurismo – Imagen

La persona con este trastorno es capaz de hacer las cosas más inverosímiles con tal de satisfacer sus impulsos: pasar horas tras los arbustos de un parque para espiar a las parejas; trepar a los árboles; escalar tejados; e incluso hacer agujeros en los tabiques. Todo vale para lograr su objetivo.

No está interesada en absoluto en ir a una playa nudista y conformarse con ver pasear a la gente como Dios la trajo al mundo. Ni siquiera le motiva ver a su pareja desnuda, o desvistiéndose. Lo que realmente les excita es hacerlo sin que los otros lo sepan, a escondidas y sin su consentimiento.

El voyeurista no es violento en sí. No ataca a las personas que observa si lo descubre, sino que sale huyendo. Tampoco tratará de violar a nadie. Tan sólo mira. Freud decía que la zona erógena más importante de un voyeur son los ojos. Y con toda la razón.

12

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.