Vulvodinia, dolor en la vulva

Padeces Vulvodinia cuando sufres de continuos dolores en la zona externa del aparato genital, esto es, en la vulva. Puede que comience tratándose de un simple picor y que luego pase, de pronto, a transformarse en una intensa picazón muy difícil de soportar. Puede también que el dolor esté localizado en un punto determinado o que más bien difuso. También puede que se encuentre en un nivel superficial o que parezca provenir de uno más profundo.

En cualquier caso es un picor que llega a convertirse en crónico y al que no hay que restarle importancia ya que puede convertirse en un dolor permanente que imposibilite el llevar una vida normal. Ten en cuenta que supone que no se puede, entre otras cosas, ni sentarte, ni caminar, ni tan siquiera estornudar sin que llegue a doler. Mantener relaciones sexuales también puede convertirse en algo insufrible.

La Vulvodinia es una dolencia aún bastante desconocida ya que no se conoce exactamente lo que la origina. Puede aparecer de pronto y persistir, como ya hemos comentado, durante meses o años. Lo que sí que se cree es que el haber padecido continuas infecciones sexuales por hongos, o de tipo vírica o bacteriana, o el haber sometido a los órganos genitales tanto a un exceso como a una falta grave de limpieza adecuada, dañando así irremediablemente la tan necesaria flora vaginal, son factores que pueden desencadenarla.

También se enumeran entre estos factores el que pueda producirse como secuela de otra enfermedad de transmisión sexual que no haya sido curada por completo, o al hecho de que se padezca una alergia grave a cualquier producto que se utilice para el lavado de la ropa interior.

Lo que sí se conoce es que existen varios tipos de Vulvodinia, entre los que encontramos:

Síndrome de la vestibulitis vulvar, que provoca un intenso dolor cuando cualquier elemento intenta introducirse por la entrada misma de la vagina a causa de un proceso de reblandecimiento de la misma.

Vulvovaginitis cíclica, que no es permanente aunque sí recurrente, y aparece ante circunstancias concretas como, por ejemplo, en los días de la menstruación. Puede surgir como secuela de la candidiasis vaginal.

Vulvodinia disestésica, es la que provoca dolor en toda la zona vulvar e incluso llega a producir un enrojecimiento de la piel. Es más frecuente en edades cercanas a la menopausia.

Papilomatosis vulvar, que consiste en la aparición de una papila o abultamiento en la entrada misma de la vulva. Su aparición suele coincidir con la del papilomavirus humano.

Dermatosis vulvar, que puede ser consecuencia de otras infecciones cutáneas, tales como la dermatitis atópica o el liquen escleroso, y que se caracteriza por presentar lesiones muy desagradables y dolorosos en la piel. .

Para diagnosticar la Vulvodinia, sea cual sea el tipo al que pertenezca, hay realizar un examen físico de toda la zona pélvica y un análisis específico que ayude a confirmar si existe algún tipo de infección. Si es necesario para la definitiva confirmación, puede llevarse a cabo una colposcopía o incluso una biopsia.

En cuanto al tratamiento, éste suele consistir, (por supuesto dependiendo del caso concreto), en la administración de medicamentos vía oral o en la aplicación de cremas de cortisona, pasando por técnicas avanzadas basadas en tecnología láser. También puede acudirse a inyecciones aplicadas directamente en la zona afectada o, en ciertos casos, a la cirugía.

Lamentablemente hoy en día aún no existe un método totalmente eficaz para curar la Vulvodinia, pero sí contamos con ciertos medios para aliviar el dolor que produce. Eso si, es importantísimo acudir al médico y ponerse en tratamiento.

Mujer con vulvodinia o dolor vaginal

Mujer con vulvodinia o dolor vaginal

Recomendaciones para la prevención de la vulvodinia

Para la Vulvodinia aún no existe un tratamiento plenamente eficaz, y esto es debido a que aún no se ha descubierto el motivo exacto por que la produce.

Eso si, existen una serie de valiosas recomendaciones que pueden servirte de guía útil para prevenir su aparición:

– Primero lo más importante de todo: ante cualquier signo de irritación o dolor de procedencia desconocida, lo mejor es acudir cuanto antes al médico para una revisión.

Para tu higiene íntima utiliza jabones específicos que te ayuden a proteger la flora vaginal, ya que esta es vital para impedir que cualquier infección se cuele en tu organismo. En caso de que no tengas a mano ese tipo de jabón, es preferible que tan sólo utilices agua.

Después de orinar es recomendable lavarse simplemente con un buen chorro de agua.

– En cuanto al papel higiénico, procura que sea lo más natural posible, sin colores y sin olores.

– Procura que, cuando te estés aplicando alguna crema corporal por ejemplo, ningún producto o preparado que pueda resultar irritante para las mucosas vaginales llegue hasta ellas. Sigue esta norma siempre, pero sobre todo si ya padeces cierta irritación en la zona genital.

Usa ropa interior que sea de algodón y cuida siempre de que no sea demasiado ajustada. Además es importante mantenerla siempre limpia, asegurándote también de que lo está la primera vez que te la pongas.

– No intentes ahorrar dinero comprando compresas o tampones de baja calidad y de dudosa procedencia. Asegúrate siempre de que hayan pasado por los establecidos y necesarios controles de sanidad. Esto es especialmente importante tenerlo en cuenta cuando estás de viaje por un país extranjero.

En conclusión, mantén una adecuada limpieza personal y cuida bien todo aquello que pones en contacto con tus zonas más íntimas. Estas recomendaciones no sólo te servirán para disminuir las probabilidades de que padezcas Vulvodinia, sino para evitar en general la aparición de infecciones genitales.

14

No Responses

  1. Pingback: La desconocida Vulvodinia @miintimidad - Mujer y Punto 18 mayo, 2015
  2. Pingback: La desconocida vulvodinia - UPAmujer 18 mayo, 2015
  3. Pingback: La desconocida vulvodinia | Miintimidad 18 mayo, 2015

Write a response

Uso de cookies

Sexualidad10.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies